Archivos de la categoría ‘banca ética’

 

 

Algún día centraremos el foco en la riqueza y celebraremos el Día para la erradicación del enriquecimiento elitista y la opacidad de los paraísos fiscales.

Rescates

Publicado: mayo 22, 2012 en banca ética

21 Agosto 2011

Antonio Fuertes Esteban – ATTAC Acordem.

Los financieros actuales son los descendientes directos de aquellos piratas del S.XVII que repostaban y guardaban sus botines en pequeñas islas del Mediterráneo y el Atlántico Norte en donde se les daba cobijo a cambio de contraprestaciones. La expresión inglesa Tax Haven, traducido ahora como puerto fiscal, designaba a estos lugares.

El paralelismo actual con los llamados paraísos fiscales, en donde los poderes financieros desvían los diversos botines delictivos de sus muchos atracos a la ciudadanía, es más que evidente en este S. XXI. Las islas que en el S. XVII cobijaban y protegían la piratería ofrecían protección a cambio de remuneración, los territorios llamados paraísos fiscales comercializan ahora su soberanía. Para ello abren sus fronteras a aquellas empresas que quieran constituir sociedades instrumentales, sucursales o filiales bancarias en su territorio y ponen a su disposición el secreto bancario establecido en su régimen jurídico y su fiscalidad nula. De ello obtienen a cambio importantes beneficios, no para la población trabajadora de estos territorios, pero sí para la oligarquía local.

Pero es obvio y demostrable que el mayor beneficio de la existencia de estas cuevas del dinero donde recalan los piratas actuales son ellos mismos, que esconden allí los productos de todo tipo de delitos judiciales o morales. Piratas financieros que, como los antiguos corsarios, no enarbolan otra bandera que el dinero, que es la única a la que profesan lealtad después de que la globalización financiera abriera las fronteras a los capitales y acabara con las dependencias patrias.

Porque delito penal es el fraude fiscal, que se comete en buena parte en todos los países vía paraísos fiscales y por medio del cual los piratas autóctonos, u otros que se asientan económicamente en estos países, rapiñan los tesoros fiscales de los estados. Este fraude fiscal es un delito que está penalizado en todos los ordenamientos jurídicos, pero que sin embargo no se puede perseguir si, llegado el caso, la puerta de las cuevas que guardan los secretos tesoros en estos paraísos de los ricos no se abren a las autoridades tributarias o judiciales, como viene sucediendo desde hace décadas.

También delito penal y crímenes son los que cometen las distintas subespecies de alimañas que acompañan y reparten parte del botín con los piratas globales, que no les importa hacerlo con corruptos, narcotraficantes, redes diversas del delito, terroristas y otros compañeros de viaje que contribuyen a sembrar el desgobierno donde unos y otros pescan en aguas revueltas. Me refiero a la posibilidad que ofrecen estos territorios para lavar, hacer respetables y operar con las diferentes fortunas ilícitas.

No obstante, hay un sumidero fiscal de los Estados que no es considerado delito en las jurisdicciones, es la evasión fiscal que no se demuestra fraude, aunque lo sea. Esta trampa al fraude, denominada evasión, es tejida por los asesores fiscales y la llamada ingeniería financiera, que son quienes posibilitan mecanismos a ricos y grandes empresas para que lo que habría de ser fraude tenga visos de legalidad, aunque en realidad sea fraude fiscal a los estados. Nos hallamos ante un delito no penal, no perseguible en el ordenamiento jurídico actual, aunque sea política, social y moralmente reprobable. Una clara muestra de ello es que las grandes empresas transnacionales acostumbren a abrir sucursales, o incluso sus sedes en estos tax haven para desviar contablemente hacia ellos sus beneficios y no tener que pagar impuestos en los países en los que operan.

Los Paraísos fiscales son, sin lugar a dudas, el paradigma del delito en el S.XXI y a su vez un instrumento político al servicio de la aristocracia del dinero y que socava la democracia. Esto es importante situarlo en nuestro entorno próximo, ya que casi todos los bancos ofrecen sustanciosos beneficios a sus clientes, mediante su participación en diversos fondos de inversión y fiduciarios que operan desde estos territorios, muchas veces especulando con todo tipo de activos con el ventajismo que les da el secreto bancario. Lo mismo hacen los multimillonarios fondos de pensiones o las compañías aseguradoras al abrir en estos territorios sucursales instrumentales. No es de extrañar que los alimentos o los combustibles aumenten su precio de un día para otro, o que el euro y la deuda sean atacados, o que los llamados vehículos de inversión se asienten en ellos inundando de productos derivados basura el mundo financiero. Al final van a conseguir hundirlo todo hinchando burbujas que explotan, aunque ellos se salven “socializando” sus pérdidas y empobreciéndonos a todos. Todo menos el oro cuya onza no hace más que subir, siendo un valor además seguro y estable y que estos piratas se aseguran de acaparar.

Pues bien en 2010 la comunidad internacional decidió, a través del G-20 y por mediación de la OCDE, hacer desaparecer del mapa pirateril los paraísos fiscales más renombrados, de los 35 que la OCDE consideraba en 2000 (otras fuentes llegan a establecer 72 e incluso 84), solo han quedado 5 pequeños paraísos fiscales sin importancia, aunque todos los demás sigan actuando como tales, con secreto bancario y nula o baja fiscalidad. La penitencia que estos irredentos territorios han tenido que cumplir es firmar 12 tratados de intercambio de información con otros territorios. Muchos se han librado de la lista firmando tratados con otros paraísos fiscales o con territorios sin importancia económica. O sea que los piratas financieros siguen depositando ahora sus tesoros y realizando operaciones de abordaje a las finanzas públicas y a la ciudadanía desde estos territorios. Eso sí, ahora con absoluta impunidad y total honorabilidad. Ya ni los bancos se consideran obligados a informar de las filiales que tienen ubicadas en dichos territorios y las operaciones a través de ellas, las cuales normalmente no figuran en sus balances.

¿Dónde queda el “Imperio de la ley” del que tanto se ufanan nuestros honorables próceres políticos representantes? ¿Cómo es que los que cuidan en teoría del bien común de los ciudadanos, sus representantes, no han hecho absolutamente nada para acabar con estas cuevas del delito y el crimen?. Cuevas que albergan en estos momentos un botín de 8 billones -de 12 ceros- de euros, que representa casi una cuarta parte del PIB mundial.

Bueno, es posible que nada haya cambiado desde el S. XVI, que todo siga como en los tiempos en los que el corsario aristócrata Sir Francis Drake era protegido de la reina Elizabeth I de Inglaterra, que como buena hija de Enrique VIII buscaba el poder y la gloria de todas formas posibles, aliándose para ello con el diablo y fundando a su vez la Iglesia Anglicana. Nada ha cambiado efectivamente si el corazón de la llamada actualmente democracia está podrido y la comunidad internacional, que nos representa, no hace nada para evitarlo. Está claro de qué lado están, del de los corsarios y de la Iglesia, de todo aquello que constituya un poder terrenal.

Todos los poderes políticos han vendido su soberanía al dinero, como resultado de ello los piratas se han adueñado del Mundo, nos toca reapropiarnos de él.

¡Es la hora de la sociedad, es la hora de la ciudadanía! ¡Despierta pueblo, acabemos con los paraísos fiscales y con la piratería!

 

http://www.attac.es/los-piratas-se-han-aduenado-del-mundo-recuperemoslo-es-nuestro-mundo/

Bankia, felicidad desde mil euros

Publicado: julio 26, 2011 en banca ética
¿LA ‘K’ CAMBIA LAS COSAS?
Los mercados lo tienen claro, quien está con ellos no conoce lo que significa “crisis”. Y además lo quiere compartir.
BERNARDO MINATRIX (CINCTORRES)
LUNES 25 DE JULIO DE 2011.  NÚMERO 155

Es harto probable que quienes idearon la campaña publicitaria de Bankia invitándonos a convertirnos en banqueras tuvieran otra cosa en mente pero yo, perturbado quizá por haber leído el Manifiesto comunista, La conquista del pan y 13 rue del Percebe, pronto empecé a imaginar a mi vecina del 2º C riendo a carcajadas como un villano de película de ‘serie B’ mientras el banco desahuciaba al vecino del 2º A, o al kioskero con un traje a medida como los de Rodrigo Rato encendiéndose un puro con un ejemplar de DIAGONAL en llamas y otras escenas similares. Reconozco que mi mente es poco de fiar, pero no sé si la campaña ha sido muy acertada. Dudo que la gente de mi entorno, a la que de todos modos le suele sobrar mes a final de sueldo, se sienta muy atraída por la idea de hacerse banquera. Bien es cierto que hay poca gente dispuesta a reconocer en público ser de mi entorno, y que muy normal no es, pero viendo cómo se repiten las imágenes de vecinas y vecinos evitando desahucios y cómo la creatividad popular se ensaña con la publicidad de Bankia no da la impresión de que esté de moda eso de hacerse banquero.

Mariano Rajoy anunció una soleada mañana en Mérida que cambiará la asignatura Educación para la ciudadanía por otra en la que inculque a niños y niñas el “espíritu emprendedor” para que, suponemos, al hacerse mayores aplaudan cuando vengan a quitarles su casa o les despidan para aumentar un poco los beneficios de la empresa, que es lo que parece que demandan los mercados. Últimamente hay gente que parece tener demasiado claro lo que supone ser banquero, y eso no es bueno para la economía. Usted debe poner sus ahorros al servicio de los que saben, y no preguntarse de dónde vienen esos cuatro duros que recibe por su inversión, no vaya a ser que se entere y se le atraganten las dos semanas de vacaciones en Torrevieja. Y es que Rodrigo Rato, predecesor de Dominique Strauss-Kahn en el FMI, no es el ratoncito Pérez, y comparte con Emilio Botín e Isidre Faine un muy escaso parecido con cualquier personaje que traiga la imagen de la generosidad a nuestras mentes.

Hay pocas formas amables y solidarias, si es que las hay, de ganar 8.818 millones de euros en un año, como hizo el Banco Santander en 2010, y Emilio Botín no compró sus acciones con lo que ahorró trabajando en una pequeña peluquería de barrio, como nos podría llevar a imaginar uno de los anuncios de Bankia.

En el fondo, y quien conoce mi nivel de ruindad lo sabe, ocurre que tengo envidia. No tengo mil euros para acciones de Bankia, ni me llega para comprarme un sombrero de copa o un puro medianamente digno para dar el pego. La envidia de perroflautas y progres (a quienes Bankia quiere atraer poniendo ‘bankeros’ por todas partes) es lo que ha llevado al Reino de España a la situación actual, la que ha arrastrado a Grecia a caer en desgracia… Cualquier persona de bien sueña con hacer felices a los mercados, privatizar todo, recortar derechos sociales y aplaudir al FMI, pero hay gentes que, no contentos con hacer el mal, encima se dedican a intentar que los demás sean como ellos, se indignen y molesten en las plazas.

Nunca he visto una foto de Bakunin o Marx sonriendo, y en cambio miren lo felices que están los banqueros con sus beneficios en plena crisis. Aprendan.

http://www.diagonalperiodico.net/Bankia-felicidad-desde-mil-euros.html

Por una banca ética

Publicado: julio 10, 2011 en banca ética
Centro de Colaboraciones Solidarias

Al menos catorce entidades bancarias españolas han financiado a empresas fabricantes de armas, según un estudio realizado por la organización Setem. Armas como las bombas de racimo, las minas antipersona, armas nucleares o biológicas…, que están prohibidas o son consideradas “controvertidas” y que se utilizan en conflictos armados por todo el planeta.

Mientras, cada minuto muere una persona por un disparo. Más de 500.000 personas, cada año. En las calles de las ciudades de todo el mundo hay más de 700 millones de armas ligeras. Cada año se fabrican más de ocho millones de armas y 16.000 millones de municiones. Hay más de 300.000 niños que participan en algún conflicto bélico… Para la industria armamentística, el siglo XXI no podía haber empezado de mejor manera. En la primera década, las mayores empresas de fabricación de armas aumentaron sus beneficios en más del 50%. Tras los atentados del 11-S, el mundo se convirtió en un sitio “más peligroso”. No sólo por los talibanes y los terroristas islámicos, sino por la proliferación de armas y de conflictos en todo el mundo. Mientras millones de personas mueren en conflictos armados, otros se llenan los bolsillos. En España, por ejemplo, la industria de armamento factura 4.000 millones de euros y más de 18.000 personas trabajan en la fabricación de armas. Y en Estados Unidos, en 2011, los gastos militares superan los 700 mil millones de dólares, el 43% del total del gasto mundial.

Todo este comercio, o parte, se financia gracias a los bancos que deciden prestar dinero a los fabricantes de armas, como denuncia el estudio de Setem. Ocho de esos bancos, españoles, están relacionados directamente con la fabricación de, por ejemplo, las bombas de racimo que Gadafi está utilizando para masacrar al pueblo libio. El estudio explica que, por ejemplo, Instalanza, empresa fabricante de este tipo de armas y con sede en Madrid, ha recibido financiación de Bankinter, Caja España, Caja Mediterráneo, Ibercaja, Banco Popular, Banco Sabadell, La Caixa y Caja Rural. El estudio también relaciona con fábricas de armas a otras entidades como el BBVA, el recién creado Bankia, la Banca March o la BBK. Entre todas las entidades financieras que aparecen en el estudio de Setem han aportado cerca de 2.000 millones de euros a 19 empresas de armamento “delicado”.

El estudio saca una vez más los colores a un sector con muy “mala prensa” en los últimos años. La banca, y el sistema financiero actual, es una de las claves para entender las causas de esta crisis global. Y que los ciudadanos estamos pagando. Tras el estallido, los rescates millonarios con dinero público han permitido que hoy los altos cargos y los grandes accionistas vuelvan a ganar cantidades que son vergonzantes. Ya nada queda de la crítica al sistema financiero, de los aires de cambio y de aquellos sistemas de control público para que los bancos no cometieran más abusos.

Y no contentos con haber provocado la crisis y haber llevado a la ruina a familias y empresarios por la falta de créditos, además, algunos bancos se dedican a financiar empresas de armas con el dinero de sus clientes. Por ello, ha nacido Banca Limpia. Una campaña para informar a la sociedad sobre qué hacen los bancos con nuestro dinero y exigir a las entidades financieras que dejen de financiar a los fabricantes de armas. Porque nosotros somos clientes pero no cómplices. Tenemos que gritar alto y claro que queremos una banca más transparente, un sistema financiero que piense en las personas… bancos éticos. Dejar claro que no con nuestro dinero. 

Ana Muñoz es periodista

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS), España.

Por una banca ética

Publicado: junio 13, 2011 en banca ética

Ana Muñoz

Centro de Colaboraciones Solidarias

 Al menos catorce entidades bancarias españolas han financiado a empresas fabricantes de armas, según un estudio realizado por la organización Setem. Armas como las bombas de racimo, las minas antipersona, armas nucleares o biológicas…, que están prohibidas o son consideradas “controvertidas” y que se utilizan en conflictos armados por todo el planeta.

Mientras, cada minuto muere una persona por un disparo. Más de 500.000 personas, cada año. En las calles de las ciudades de todo el mundo hay más de 700 millones de armas ligeras. Cada año se fabrican más de ocho millones de armas y 16.000 millones de municiones. Hay más de 300.000 niños que participan en algún conflicto bélico… Para la industria armamentística, el siglo XXI no podía haber empezado de mejor manera. En la primera década, las mayores empresas de fabricación de armas aumentaron sus beneficios en más del 50%. Tras los atentados del 11-S, el mundo se convirtió en un sitio “más peligroso”. No sólo por los talibanes y los terroristas islámicos, sino por la proliferación de armas y de conflictos en todo el mundo. Mientras millones de personas mueren en conflictos armados, otros se llenan los bolsillos. En España, por ejemplo, la industria de armamento factura 4.000 millones de euros y más de 18.000 personas trabajan en la fabricación de armas. Y en Estados Unidos, en 2011, los gastos militares superan los 700 mil millones de dólares, el 43% del total del gasto mundial.

Todo este comercio, o parte, se financia gracias a los bancos que deciden prestar dinero a los fabricantes de armas, como denuncia el estudio de Setem. Ocho de esos bancos, españoles, están relacionados directamente con la fabricación de, por ejemplo, las bombas de racimo que Gadafi está utilizando para masacrar al pueblo libio. El estudio explica que, por ejemplo, Instalanza, empresa fabricante de este tipo de armas y con sede en Madrid, ha recibido financiación de Bankinter, Caja España, Caja Mediterráneo, Ibercaja, Banco Popular, Banco Sabadell, La Caixa y Caja Rural. El estudio también relaciona con fábricas de armas a otras entidades como el BBVA, el recién creado Bankia, la Banca March o la BBK. Entre todas las entidades financieras que aparecen en el estudio de Setem han aportado cerca de 2.000 millones de euros a 19 empresas de armamento “delicado”.

El estudio saca una vez más los colores a un sector con muy “mala prensa” en los últimos años. La banca, y el sistema financiero actual, es una de las claves para entender las causas de esta crisis global. Y que los ciudadanos estamos pagando. Tras el estallido, los rescates millonarios con dinero público han permitido que hoy los altos cargos y los grandes accionistas vuelvan a ganar cantidades que son vergonzantes. Ya nada queda de la crítica al sistema financiero, de los aires de cambio y de aquellos sistemas de control público para que los bancos no cometieran más abusos.

Y no contentos con haber provocado la crisis y haber llevado a la ruina a familias y empresarios por la falta de créditos, además, algunos bancos se dedican a financiar empresas de armas con el dinero de sus clientes. Por ello, ha nacido Banca Limpia. Una campaña para informar a la sociedad sobre qué hacen los bancos con nuestro dinero y exigir a las entidades financieras que dejen de financiar a los fabricantes de armas. Porque nosotros somos clientes pero no cómplices. Tenemos que gritar alto y claro que queremos una banca más transparente, un sistema financiero que piense en las personas… bancos éticos. Dejar claro que no con nuestro dinero. 

Ana Muñoz es periodista

Error en el sistema

Publicado: junio 6, 2011 en banca ética, videos, cortos...

Por: Pau Setem Catalunya el 25/05/11 12:24

Tiempo estimado de lectura : 2 minutos

Las bombas de racimo fabricadas por la empresa española Instalaza y utilizadas por Gadafi para bombardear Misrata en Libia, fueron financiadas por al menos 8 bancos españoles: Cajalón (grupo Caja Rural), Caja España, Caja Mediterráneo, Bankinter, Ibercaja, Banco Popular, Banc Sabadell y La Caixa.

Las bombas de racimo utilizadas por Gadafi las ha podido financiar tu bancoSon datos extraídos del informe “Negocios Sucios. Bancos españoles que financian armas controvertidas” presentado por SETEM en Cataluña de la mano de una acción simbólica ante una de las sedes principales del Banco Sabadell en Barcelona (avenida Diagonal, 403).

En concreto, a 31 de diciembre de 2007,la empresa Instalaza contaba con un préstamo de 87.906 euros por parte del Banco Sabadell. “Banco Sabadell debería decirle a Pep Guardiola-el entrenador del Barça es imagen de este banco-que está haciendo negocio con la guerra” se leía en los carteles que llevaba el grupo de personas voluntarias que han participado acción simbólica. Víctor Maeso, coordinador de la campaña Banca Limpia.com en Cataluña, considera que los clientes del banco tienen que saber qué se hace con su dinero para no hacerlos cómplices de su actividad: “Si Pep Guardola supiera que el Banco Sabadell invierte en armamento, habría aceptado participar en su campaña publicitaria? “.

Además, el informe también confirma que desde 2006 hasta la actualidad, 14 bancos españoles están implicados financiera y económicamente en 19 de las principales empresas fabricantes de armascontrovertidas y prohibidas que causan cientos de miles de muertes de civiles en todo el mundo. Entre estas armas hay armamento nuclear, de uranio empobrecido y armas prohibidas como las armas químicas, biológicas, las bombas de racimo y las minas antipersona.

Del informe se destaca que el BBVA, el Banco Santander y BANKIA(Banco Financiero y de Ahorros, entidad central del SIP formada por Caja Madrid, Bancaja, Caja Segovia, Caja Ávila, Caja Rioja, Caixa Laietana y Caja Insular de Canarias) son los tres bancos españoles con más actividad en financiación de compañías productoras de armas controvertidas.

El Banc Sabadell es el cuarto banco español que más inversiones tiene en empresas de armamento, con acciones en 7 empresas productoras de armas. Los otros bancos españoles implicados en la fabricación de armas controvertidas son: Bankinter, BBK, Ibercaja, MAPFRE, Banco Madrid, Banco Popular, Cataluña Caja, Banco Pastor, Finanduero y Banca March.

El informe ha sido elaborado para SETEM para Profundo y se puede descargar íntegro desde www.bancalimpia.com, sitio web desde el que cualquier persona puede informarse de las inversiones controvertidas que hace su banco, enviar una carta solicitud tante que retire este apoyo, difundir la información en redes sociales y apoyar económicamente la campaña.

http://www.canalsolidario.org/noticia/las-bombas-de-racimo-utilizadas-por-gadafi-las-ha-podido-financiar-tu-banco/26655

Una de bancos y armas

Publicado: mayo 4, 2011 en banca ética

SETEM revela por primera vez en España los vínculos de los bancos españoles con fabricantes de armas controvertidas. 

(Madrid, 4/5/2011).

SETEM ha confirmado esta mañana en la presentación de su nueva campaña “Banca Limpia. Somos clientes, no cómplices“, que las bombas de racimo MAT-120 fabricadas por la empresa española Instalaza en 2007 y usadas por Gadafi para bombardear Misrata en Libia, fueron financiadas por al menos 8 bancos españoles: Cajalón (grupo Caja Rural), Caja España, Caja Mediterráneo, Bankinter, Ibercaja, Banco Popular, Bando Sabadell y La Caixa.

La confirmación de esta noticia ha sido el punto de partida para la presentación por primera vez en España del informe “Negocios Sucios. Bancos españoles que financian armas controvertidas” que confirma que desde 2006 hasta la actualidad, 14 bancos españoles están implicados financiera y económicamente en 19 de las principales empresas fabricantes de armascontrovertidas y prohibidas  que causan cientos de miles de muertes de civiles en todo el mundo, de los que destacan BBVA, Grupo Santander y BANKIA. Entre esas armas hay armamento nuclear, de uranio empobrecido y armas prohibidas como las armas químicas, biológicas, las bombas de racimo y las minas antipersonas.

El informe, elaborado en exclusiva para SETEM porProfundo, se puede descargar íntegro desdewww.bancalimpia.com, donde cualquier persona puede informarse de lo que hace su banco,  enviar una carta solicitando que se retire este apoyo, difundir la información en redes sociales y apoyar económicamente la campaña.

  • Lee Nota de Prensa completa aquí

Niñas reciben alimentos en Pakistán. Copyright: UNHCR/H. CauxPor: Gonzalo Fanjul

El precio de los alimentos básicos sigue pulverizando récords en los mercados internacionales. De acuerdo con el último informe trimestral de la FAO, el índice de precios alimentarios ha crecido más del 60% en los últimos dos años, varios puntos por encima de la escalada de 2007-08. Si en aquel momento la subida empujó al hambre a 250 millones de personas, no es difícil imaginar lo que ocurrirá en los próximos meses para un número incontable de familias en África, América Latina y Asia

Se trata de una situación grave que debería preocuparnos a todos… a menos que se siente usted en el consejo de administración de una entidad financiera. En ese caso tal vez se haya topado con una estupenda oportunidad para sacar tajada. Gracias a los masters y al ingenio de los economistas de grandes firmas como Goldman Sachs y J.P Morgan, durante los últimos años han proliferado los artilugios financieros que permiten al inversor apostar sobre el precio que alcanzarán los alimentos que se comen los demás. Como en cualquier otro casino las ganancias pueden ser elevadas, pero también el riesgo asociado a ellas.

Aunque no está nada claro que la especulación financiera esté en el origen de la subida de precios, parece indudable que los especuladores contribuyen a sostenerla y, lo que es más importante, multiplican la volatilidad de los mercados. Eso es lo que hace más daño a los productores y consumidores pobres, incapaces de aguantar el shock o de aprovechar sus oportunidades. ¿Qué margen tendría usted si el 70% de sus ingresos familiares estuviese destinado a la compra de alimentos?

La mala noticia es que estos últimos meses constituyen un deja vu de la burbuja de 2008, que vino acompañada de un incremento extraordinario de las operaciones especulativas. Los mercados de futuros en el sector alimentario se habían multiplicado por tres entre junio de 2004 y febrero de 2008. De acuerdo con la declaración de Michael Masters ante el Senado de los EEUU (citada aquí por The Guardian), “la mayor parte del negocio [alimentario] es especulación; yo diría que entre un 70 y un 80 por ciento”. Michael lo debería saber, porque el hedge-fund de Wall Street que dirigió durante 12 años ganó mucho dinero con el uso de estos productos financieros.

Pero no todos los tiburones son estadounidenses o británicos. Nuestra Caixa de Cataluña, por ejemplo, ha sacado al mercado su Depósito 100% natural, que anima a los inversores españoles a beneficiarse del encarecimiento del maíz, el azúcar y el café. Los dos primeros constituyen parte de la dieta básica de cientos de millones de personas que se enfrentan a una nueva crisis alimentaria por unos precios que se han disparado con respecto a 2009. ¿Hay algo 100% natural en todo eso?

No estoy seguro de que los pequeños inversores de Caixa Cataluña vayan a tener un gran impacto en el mercado. Pero no es eso lo que debería importar a los clientes presentes y futuros de esta caja de ahorros que se jacta de su obra social, sino el modo en el que sus directivos entienden la responsabilidad ética de una entidad financiera. Cuando ayer por la mañana llamé para informarme sobre este depósito, la comercial que me atendió amablemente resumió todo el interés del producto en una sola frase: “Se trata de un mercado que está evolucionando muy positivamente”. “¿Positivamente para quién?”, pensé yo. Ahora me arrepiento de no haber hecho la pregunta, así que, si ustedes son clientes, tal vez quieren llamarles y hacérsela.

http://blogs.elpais.com/3500-millones/2011/04/juega-tu-banco-con-el-hambre-del-mundo.html