Bankia, felicidad desde mil euros

Publicado: julio 26, 2011 en banca ética
¿LA ‘K’ CAMBIA LAS COSAS?
Los mercados lo tienen claro, quien está con ellos no conoce lo que significa “crisis”. Y además lo quiere compartir.
BERNARDO MINATRIX (CINCTORRES)
LUNES 25 DE JULIO DE 2011.  NÚMERO 155

Es harto probable que quienes idearon la campaña publicitaria de Bankia invitándonos a convertirnos en banqueras tuvieran otra cosa en mente pero yo, perturbado quizá por haber leído el Manifiesto comunista, La conquista del pan y 13 rue del Percebe, pronto empecé a imaginar a mi vecina del 2º C riendo a carcajadas como un villano de película de ‘serie B’ mientras el banco desahuciaba al vecino del 2º A, o al kioskero con un traje a medida como los de Rodrigo Rato encendiéndose un puro con un ejemplar de DIAGONAL en llamas y otras escenas similares. Reconozco que mi mente es poco de fiar, pero no sé si la campaña ha sido muy acertada. Dudo que la gente de mi entorno, a la que de todos modos le suele sobrar mes a final de sueldo, se sienta muy atraída por la idea de hacerse banquera. Bien es cierto que hay poca gente dispuesta a reconocer en público ser de mi entorno, y que muy normal no es, pero viendo cómo se repiten las imágenes de vecinas y vecinos evitando desahucios y cómo la creatividad popular se ensaña con la publicidad de Bankia no da la impresión de que esté de moda eso de hacerse banquero.

Mariano Rajoy anunció una soleada mañana en Mérida que cambiará la asignatura Educación para la ciudadanía por otra en la que inculque a niños y niñas el “espíritu emprendedor” para que, suponemos, al hacerse mayores aplaudan cuando vengan a quitarles su casa o les despidan para aumentar un poco los beneficios de la empresa, que es lo que parece que demandan los mercados. Últimamente hay gente que parece tener demasiado claro lo que supone ser banquero, y eso no es bueno para la economía. Usted debe poner sus ahorros al servicio de los que saben, y no preguntarse de dónde vienen esos cuatro duros que recibe por su inversión, no vaya a ser que se entere y se le atraganten las dos semanas de vacaciones en Torrevieja. Y es que Rodrigo Rato, predecesor de Dominique Strauss-Kahn en el FMI, no es el ratoncito Pérez, y comparte con Emilio Botín e Isidre Faine un muy escaso parecido con cualquier personaje que traiga la imagen de la generosidad a nuestras mentes.

Hay pocas formas amables y solidarias, si es que las hay, de ganar 8.818 millones de euros en un año, como hizo el Banco Santander en 2010, y Emilio Botín no compró sus acciones con lo que ahorró trabajando en una pequeña peluquería de barrio, como nos podría llevar a imaginar uno de los anuncios de Bankia.

En el fondo, y quien conoce mi nivel de ruindad lo sabe, ocurre que tengo envidia. No tengo mil euros para acciones de Bankia, ni me llega para comprarme un sombrero de copa o un puro medianamente digno para dar el pego. La envidia de perroflautas y progres (a quienes Bankia quiere atraer poniendo ‘bankeros’ por todas partes) es lo que ha llevado al Reino de España a la situación actual, la que ha arrastrado a Grecia a caer en desgracia… Cualquier persona de bien sueña con hacer felices a los mercados, privatizar todo, recortar derechos sociales y aplaudir al FMI, pero hay gentes que, no contentos con hacer el mal, encima se dedican a intentar que los demás sean como ellos, se indignen y molesten en las plazas.

Nunca he visto una foto de Bakunin o Marx sonriendo, y en cambio miren lo felices que están los banqueros con sus beneficios en plena crisis. Aprendan.

http://www.diagonalperiodico.net/Bankia-felicidad-desde-mil-euros.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s