Archivos de la categoría ‘ACTIVISMO, MOVIMIENTOS SOCIALES’

Unas 150.000 personas han participado de la marcha en Santiago, según los organizadores
Los estudiantes protestan por una educación pública y de calidad
Miles de personas marchan por Santiago de Chile este martes. / A. MARINKOVIC (EFE)

El movimiento estudiantil chileno, que en 2011 protagonizó las protestas en demanda por educación pública gratuita y de calidad, ha dado la mayor muestra de fuerza de este año con una marcha masiva y pacífica que solamente en Santiago ha reunido a unas 150.000 personas este martes en la Alameda, la principal avenida de la ciudad, según la cifra entregada por la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH).

“El Gobierno dijo que éramos una minoría: hoy vimos una clara señal de masividad y convocatoria. El Gobierno dijo que estábamos divididos: hoy dimos una clara señal de unidad. El Gobierno dijo que no tenemos propuestas y que somos intransigentes: hemos demostrado que sí tenemos propuestas y estamos dispuestos a discutirlas”, ha declarado Gabriel Boric, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), la principal casa de estudios pública del país.

La Marcha Nacional por la Educación, que fue convocada por secundarios, universitarios, profesores y la sindical Central Unitaria de Trabajadores (CUT), corona un mes que ha estado marcado por las paralizaciones académicas, tomas de colegios y facultades y marchas públicas que, hasta el momento, no habían logrado convocar a una gran cantidad de manifestantes.

La del 8 de agosto, con la que arrancó esta nueva oleada de protestas, estuvo marcada por la violencia y reunió a unos 5.000 estudiantes en la Alameda, en el centro de Santiago, según cálculos de la policía. El 23 de agosto, el llamado a paralización nacional de los secundarios logró convocar a cerca de 10.000 jóvenes en la capital chilena, que se manifestaron en 12 lugares diferentes de la ciudad, pese a que el Gobierno no los había autorizado. “Las marchas no son masivas y los estudiantes no están siguiendo a sus dirigentes”, señaló la semana pasada el ministro de Educación, Harald Beyer.

El Gobierno, sin embargo, reconoció la masividad de la protesta de este martes, que fue vigilada por 2.200 policías. El portavoz de La Moneda, Andrés Chadwick, calificó la marcha de “importante y significativa” y apreció que no se hayan registrado hechos de violencia graves. “Ha habido una movilización pacífica y eso el Gobierno lo valora”, indicó el ministro, que hizo un llamado a la clase política a aprobar en el Congreso los proyectos de ley sobre educación.

Para los jóvenes era importante recuperar la amplia convocatoria en las protestas para mostrar fuerza el mismo día en que el Parlamento discute la reforma tributaria, que permitirá a las familias desgravar impuestos de lo que pagan en educación y que, según los estudiantes, no fortalece el sistema público. Los dirigentes también necesitaban demostrar que eran capaces de convocar a manifestaciones que no causen daños a la propiedad pública y privada. Tras la marcha del 8 de agosto, que terminó con 75 detenidos, 40 policías heridos y tres autobuses del transporte público quemados, los líderes estudiantiles fueron cuestionados por no poder controlar a sus bases.

De acuerdo a un sondeo de Imaginacción y radio Cooperativa, dado a conocer este martes, ocho de cada 10 chilenos apoya a las demandas estudiantiles, aunque el 67,3% está en desacuerdo con las tomas. El mismo estudio de opinión desvela que el 68,3% de la población, sin embargo, está en desacuerdo con los desalojos de colegios y universidades que ha llegado a cabo el Gobierno para impedir que las actividades académicas se paralicen como en 2011.

A diferencia del año pasado, el movimiento estudiantil ha renacido en Chile con mayor radicalidad y hasta el momento había sido liderado por los secundarios. Eloísa González, portavoz de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), una de sus principales líderes, dijo que los estudiantes boicotearán las elecciones municipales de octubre. “Que tiemble la clase política”, dijo la estudiante de 17 años.

La encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) dada a conocer la semana pasada indica que la confianza de la ciudadanía en el movimiento estudiantil bajó de un 35% a un 30% desde diciembre de 2011, pero que su credibilidad es superior a la del Gobierno (23%), el Congreso (10%) y los partidos políticos (6%). La influencia de los jóvenes ha quedado en evidencia en el Parlamento, donde Camila Vallejo, vicepresidente de la FECh y principal rostro de las protestas estudiantiles, ha presionado a los parlamentarios para que no aprueben la reforma tributaria en los términos propuestos por el Gobierno.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/08/29/actualidad/1346193931_225376.html

Pablo….

Publicado: agosto 27, 2012 en ACTIVISMO, MOVIMIENTOS SOCIALES

19.08.2012 · · Daniela Pastrana · (Arizona)
“No lo voy a hacer cambiar de opinión pero le pido un trato más humano para nuestros migrantes” le dijo en una reunión el poeta Javier Sicilia al sheriff Joe Arpaio, implacable perseguidor de personas indocumentadas e inventor de la Tent City, una prisión sólo para extranjeros a los que obliga a realizar trabajos con grilletes en los pies y vestir ropa interior rosa.

Activistas de la caravana, frente el tanque que Joe Arpaio puso a la entrada la cárcel informal Tend City (IPS)

El miedo camina por las ciudades de Arizona. Matthiew, de 7 años, lo siente cuando su madre cruza la línea permitida por los guardias de la cárcel informal Tent City para ser fotografiada con un cartel de rechazo al secuestro de inmigrantes.”No, no, no”, dice el niño con pánico. Luego enmudece y se niega a responder cualquier pregunta.

“Siente miedo. Es lo que sentimos todos aquí”, explica su madre, Estela Jiménez, con nacionalidad estadounidense y residente en la ciudad de San Diego, en el suroccidental estado de California, desde hace 23 años y que trabaja en una casa para inmigrantes deportados en la fronteriza ciudad mexicana de Mexicali.

Jiménez participó en la protesta ante la cárcel de Maricopa que el jueves 16 realizaron integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que lidera el poeta mexicano Javier Sicilia, junto con activistas de los derechos de las minorías de Estados Unidos. Sicilia encabeza una caravana por Estados Unidos de víctimas de la violencia que ha producido en México la estrategia de seguridad militarizada durante el sexenio del conservador Felipe Calderón, con el fin de demandar al gobierno de Barack Obama el cese del contrabando de armas y un cambio en la política bélica contra las drogas.

El grupo comenzó su marcha el día 12 y llegará a Washington el 10 de septiembre, tras recorrer 9.400 kilómetros. Ya pasó por California, antes de adentrarse en el estado de Arizona, donde hay 460.000 inmigrantes sin documentos y existen draconianas leyes contra la inmigración ilegal. Aquí, cualquier funcionario estatal puede revisar a quienes parezcan indocumentados y es ilegal buscar trabajo si no se cuenta con papeles legales, desde que en 2010 se aprobó la ley SB1070, parcialmente derogada por la Corte Suprema de Justicia en junio de este año.

El racismo de Arizona se exacerba en el condado de Maricopa, asiento de la ciudad de Phoenix, y se materializa en la figura del alguacil Joe Arpaio, implacable perseguidor de indocumentados e inventor de Tent City, una extensión de la cárcel del condado en la que los prisioneros viven en tiendas de campaña, a 50 grados a la sombra en el verano boreal. En Tent City (Ciudad de las Carpas) los presos visten un uniforme a rayas blancas y negras, sacado de las viejas películas estadounidenses, y deben llevar ropa interior de color rosa. Trabajan en cuadrillas limpiando calles o pintando paredes, con grilletes en los pies y, a modo de broma, en lo alto de la torre de vigilancia, el alguacil mandó poner un anuncio: “Vacancy” (hay vacantes). Aunque sea inverosímil, es un centro para delitos menores y está ocupada primordialmente por personas inmigrantes.

En Maricopa se vive un “nuevo apartheid”, dicen los activistas, en referencia al sistema de segregación racial que prevaleció en Sudáfrica hasta 1994, y explican que a pesar de que 38 por ciento de los 3,5 millones de habitantes del condado son latinos, en especial mexicanos, el control político está totalmente en manos anglosajonas.

Arpaio, de 77 años y descendiente de italianos, busca este año su quinta reelección consecutiva, con la lucha contra la inmigración indocumentada como su bandera.

Jiménez, como Mercedes Moreno y Micaela Saucedo, de la Casa de Refugio Elvira, en la fronteriza ciudad mexicana de Tijuana, se unieron el jueves 16 a la protesta de la caravana, enarbolando sus pasaportes abiertos. “Venimos a mostrarle a Arpaio que somos tan ciudadanas estadounidenses como él” nos cuenta Moreno, mientras mostraba la fotografía de su hijo José Leonidas, desaparecido desde 1991 en Ciudad Hidalgo, en el sureño estado mexicano de Chiapas, cuando comenzaba a cruzar México para llegar a Estados Unidos.

La protesta en la cárcel de Maricopa no estaba incluida en el programa original de la caravana y fue evidente la tensión de los organizadores, ante la posibilidad de que algún participante fuera detenido. “Arpaio es capaz de hacerlo”, nos declaró el mexicano Carlos García, residenciado en el condado desde hace 26 años, responsable de la organización defensora de inmigrantes Puente Arizona y varias veces detenido por manifestarse contra las leyes migratorias.

Pero Arpaio no detuvo a nadie y, por el contrario, recibió al poeta Sicilia y a un grupo de activistas que se presentaron por sorpresa en sus oficinas del edificio del banco Wells Fargo. Antes de la reunión, que duró una hora y tuvo varios momentos tensos, el alguacil se aseguró de que llegara la prensa local. “No lo voy a hacer cambiar de opinión pero le pido un trato más humano para nuestros migrantes“, le dijo el poeta. El sheriff se ingenió para no contestar.

En Estados Unidos hay 11 millones de personas sin permiso de residencia, el 70 por ciento de ellas de origen latinoamericano. El gobierno de Obama deportó a un millón de personas sin documentos. De acuerdo con los datos de la organización Ángeles de la Frontera, desde 1994 han muerto 10.000 personas intentando cruzar el desierto de Arizona desde México.

“Cada año mueren 1.000 tratando de cruzar la frontera. El flujo principal era en California, pero después de septiembre de 2011 cambió a Arizona, donde pasan las muertes más brutales”, resume el fundador de la organización, Enrique Morones. El activista no participó en las protestas al paso de la caravana, porque su organización realiza un boicot al estado, por sus leyes migratorias.

El movimiento por la paz nació en México tras el asesinato de Juan Francisco Sicilia, hijo del poeta, el 28 de marzo de 2011. Esta caravana en Estados Unidos es la tercera marcha de largo recorrido que protagoniza, en lo que representa la búsqueda de justicia de la sociedad para las víctimas de la violencia.

El contraste entre los dos primeros estados que ha recorrido es enorme. En California, donde Sicilia declaró que la política de guerra contra las drogas humilla la segunda enmienda de la Constitución estadounidense, el grupo de víctimas fue escuchado en la sesión del cabildo municipal de la ciudad de Los Ángeles, y el concejal José Huízar, nacido en México, propuso una resolución en favor de la caravana. “No es necesario ir a Afganistán o a Iraq para ver la magnitud de una tragedia humana; basta con ver más allá de nuestra frontera sur”, dijo el político, antes de revelar que su familia también ha soportado violencia en el estado mexicano de Zacatecas. La visita ocurrió un día después de que los legisladores de California aprobaron una resolución conjunta para pedir al gobierno federal mayor control del tráfico de armas ilegales.

En Arizona, en cambio, la caravana llegó el día en que la gobernadora Jan Brewer descartó aplicar en el estado la Acción Diferida, una medida anunciada en junio por Obama para posponer por dos años la deportación de jóvenes sin papeles que hubieran llegado a Estados Unidos siendo niños.

Con el lema de “soñadores”, los jóvenes indocumentados están demandando tener derechos plenos. Pero en Arizona ni siquiera se permiten clases de estudios étnicos. En contraste con las autoridades, la caravana sí fue recibida con emoción por integrantes de congregaciones cristianas, que denunciaron el endurecimiento del racismo y la segregación. “No tengamos miedo, porque el miedo paraliza. Y lo que van a liquidar es el futuro de nuestros hijos”, dijo Jonathan Peck, con su hijo pequeño en brazos.

http://periodismohumano.com/migracion/la-caravana-de-paz-mexicana-llega-a-arizona.html

Esquerda
 

 

En Quebec, la primavera quedó marcada por una huelga estudiantil muy comentada en el extranjero. En un país habitualmente tranquilo, próspero, donde se privilegia el consenso, raramente hubo tal agitación. Provocados por un gran aumento de las tasas, los estudiantes dirigieron el debate hacia un punto más alto: la mercantilización de la educación que la desvía de sus objetivos esenciales.

La huelga tomó enormes dimensiones debido al rechazo a negociar con los estudiantes por parte del partido en el poder, los liberales del primer ministro Jean Charest. Esta actitud tiene su origen en una posición ideológica: según los liberales, los estudiantes deben pagarse los estudios, transformarse en consumidores de asignaturas y programas, cuyos precios están determinados por el mercado. En concreto, en el caso de Quebec, los costes de escolarización deberían aproximarse a la media canadiense. Para los liberales, está fuera de cuestión opinar sobre ese principio elemental, algo a lo cual los estudiantes se oponen radicalmente.

Por otro lado, Jean Charest y otros liberales no consiguieron esconder su desprecio: desprecio por los jóvenes, por la democracia estudiantil, desprecio por esos “niños mimados que no saben nada de economía y que se niegan a pagar su parte”. A esto los estudiantes respondieron con contundencia: la educación es, a la vez, un derecho y una necesidad. Fuera de estos parámetros se torna en un privilegio de una élite opulenta.

La actitud del gobierno desencadenó desde el inicio una fuerte oposición esencialmente pacifica. Tres manifestaciones juntaron cada una a más de 200.000 personas en marzo, abril y mayo, lo cual es mucho teniendo en cuenta la población de Quebec y su baja densidad. No obstante, ante la negativa hostil a la negociación, la tensión subió. Dos conflictos surgieron en el lugar donde se encontraba (o debería encontrarse) el primer ministro.

Las intervenciones policiales mas brutales ocurrieron sobre todo en las escuelas: los estudiantes huelguistas bloqueaban el acceso a otros que gracias a las resoluciones obtenidas en los tribunales tenían reconocido su “derecho a la educación”, es decir, asistir a las aulas en detrimento de las decisiones tomadas democráticamente. La policía fue así legitimada contra los estudiantes huelguistas y los profesores que los apoyaban, procediendo a cargas violentas, detenciones y secuestros.

Para contrarrestar la “violencia e intimidación” provocada por ellos mismos, el gobierno adoptó una ley especial que aumentó la indignación. Esta ley, mal concebida y de difícil interpretación, viola la libertad de expresión y asociación y fue denunciada por diversos juristas. Por encima de todo, esta ley desencadenó un movimiento de protesta de todos los ciudadanos, que espontáneamente llenaron las calles por millares con cacerolas todas las noches durante dos semanas en Montreal y otras ciudades de Quebec.

Elecciones largamente esperadas

Las semanas de verano supusieron una tregua en el conflicto. A pesar de eso, los estudiantes consiguieron juntar nuevamente a decenas de miles de personas en una gran manifestación en pleno mes de julio, en medio de las vacaciones.

Por su parte, los liberales decidieron convocar elecciones, que ahora están fijadas para el 4 de septiembre (en Quebec las elecciones no tienen lugar en una fecha determinada, la marca el partido en el poder). La cuestión de la educación será crucial, el voto se puede asemejar al de un referéndum: tal es la importancia de la aprobación o no de los electores en relación con la actitud del gobierno ante los estudiantes. El apoyo más que significativo que los estudiantes han obtenido en numerosas manifestaciones puede ser un indicio de la derrota del gobierno, pero las cosas son bastantes mas complicadas.

Antes de la huelga estudiantil, el Partido Liberal y el primer ministro tenían una baja popularidad. Mas allá de otros de otros motivos, Charest está marcado por diversos escándalos: financiación dudosa, favoritismo, lazos con la mafia. Muchos consideraban agotado este gobierno, corrupto, al servicio de las grandes industrias y de los magnates de las finanzas, muy distante de las preocupaciones cotidianas de la población.

A pesar de todo, Jean Charest intenta presentarse como el único capaz de controlar a los estudiantes y restablecer el orden y la seguridad, aunque sea el principal responsable del caos. El cree que así obtendrá el apoyo de la “mayoría silenciosa”, asustada por los excesos y escenas de brutalidad que los grandes medios de comunicación no han parado de difundir. Focalizar la atención sobre la huelga estudiantil también ha tenido la gran ventaja para el primer ministro de desviar la atención de sus embarazosos casos de corrupción.

El principal partido de la oposición es independentista. Ahora bien, existe una importante franja de electores alejada sin reservas del partido liberal que nunca votará a un partido independentista: la gran mayoría de anglófonos e inmigrantes, así como un sector de comerciantes.

La batalla electoral se prevé feroz. Los estudiantes tienen la intención de condicionar activamente la campaña, pero su peso demográfico es poco relevante. Sin embargo, serán imprescindibles para romper la rutina de la campaña electoral y poner en primer plano cuestiones ideológicas que muchas veces se evitan.

Un inicio de curso movido

Nadie puede anticipar lo que ocurrirá en el inicio de curso previsto para mediados de agosto: ¿llevarán a cabo acciones los estudiantes, a pesar de la ley especial? ¿O se centrarán en la campaña electoral, intentando influir en el resultado?

Una cosa es cierta: el rechazo a llegar a una solución negociada por parte del gobierno liberal convertirá el año escolar en duro y caótico. El inicio del curso abre varias incógnitas. La huelga fue dura y las sanciones por disciplina se traducen en multas. Las instituciones académicas deberán condensar tres trimestres en dos, lo cual generará muchos problemas: dificultad para conciliar horarios, agotamiento de profesores y estudiantes, carreras mucho más densas, periodos de corrección mucho más restringidos para los profesores. Por encima de todo, asignaturas mucho más concentradas que serán mucho más exigentes para los alumnos que trabajan, los cuales tendrán mayor dificultad para avanzar en los estudios.

Entretanto, la huelga también tiene muchos efectos positivos. En Quebec nunca antes se había debatido abiertamente de educación y el tipo de sociedad que se quiere construir. Las políticas neoliberales fueron sistemáticamente denunciadas. Los estudiantes, considerados individualistas y despolitizados, defendieron con garra los principios de equidad y justicia.

Esta generación quedara marcada por esta lucha: la huelga alumbró múltiples debates y sensibilizó a las personas sobre los problemas contemporáneos de la sociedad. Muchos jóvenes, víctimas de la violencia policial y testigos de las maniobras cínicas del gobierno, han desarrollado un sentido crítico hacia el poder político que no perderán fácilmente.

El resultado de las elecciones es particularmente importante. Una derrota de los liberales sería la prueba de que podemos vencer al cinismo y a la manipulación y de que ideas audaces, bien defendidas por los estudiantes, pueden llegar a una población inicialmente marcada por la propaganda de los grandes medios de comunicación, poco sensibles a las causas populares.

Catherine y Claude Vaillancourt (Attac Quebec)

Traducción de Brais Fernandez para VIENTO SUR a partir de la edición de esquerda.net http://www.esquerda.net/artigo/greve-estudantil-no-quebec-luta-continua/24236

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=154431

Por: COMUNICACIÓN / SURVIVALel 18/07/12 09:30

Tiempo estimado de lectura : 2 minutos

A solo 100 km de Machu Picchu pueblos indígenas aislados se encuentran amenazados por un proyecto gasístico.

Los visitantes de la atracción turística más irónica de Perú, Machu Picchu, son el objetivo de una nueva campaña publicitaria en la red, con motivo del debate sobre un proyecto gasístico en las cercanías.

Cada año un millón de turistas visitan las ruinas de la ciudad inca del siglo XV, pero muy pocos son conscientes de los peligros que acechan a varios pueblos indígenas que viven a tan solo 100 km de allí.

Como Lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y oficialmente una de las siete nuevas Maravillas del Mundo, el turismo convierte a Machu Picchu en uno de los principales generadores de ingresos para el país.

Los anuncios piden a los turistas que visiten Machu Picchu que actúen para evitar el impacto de la exploración de gas sobre los indígenas aislados.

Los anuncios piden a los turistas que visiten Machu Picchu que actúen para evitar el impacto de la exploración de gas sobre los indígenas aislados.

Los nuevos anuncios, que aparecen junto a búsquedas en Google relacionadas con Machu Picchu, piden a los turistas que lo visiten que actúen para evitar el impacto de la exploración de gas sobre los pueblos indígenas aislados.

La peruana Reserva Nahua-Nanti para indígenas no contactados se encuentra en el mismo “Valle Sagrado” que Machu Picchu. Sin embargo, y a pesar de su estatus protegido, está siendo abierta a la explotación gasística.

El proyecto gasístico más grande y con peor fama de Perú, conocido como los campos de gas de Camisea, se sitúa en las profundidades de la reserva.

Propiedad de un consorcio de empresas gasísticas extranjeras, entre las que están Repsol, Pluspetrol y Hunt Oil, ahora el proyecto ha conseguido permiso para expandirse aún más por la zona, a pesar del riesgo para las tribus de la región.

Es crucial reseñar que la Reserva Nahua-Nanti funciona como “zona de amortiguamiento” para otra importante atracción turística, el Parque Nacional del Manú.

Reconocida como uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta, ahora se teme que una ampliación de los campos de gas podría destruir algunas partes de esta reserva de la biosfera de la UNESCO.

El reciente debate sobre el proyecto propuesto, llamado “Fitzcarrald”, ha llegado a involucrar a la leyenda de la música Mick Jagger, a quien Survival ha pedido que intervenga para parar la iniciativa.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Los turistas que visiten Machu Picchu y que tengan interés por la historia y la cultura de Perú deberían hacer caso a los anuncios y pasar a la acción. La tierra de los indígenas aislados debe ser protegida; de lo contrario, los indígenas no contactados también serán exterminados, como los incas lo fueron en el siglo XVII”.

Más información SURVIVAL

En la foto: Indígenas aislados comparten el mismo Valle sagrado que Machu Picchu, al que visitan más de un millón de turistas cada año.

09.07.2012 · IPS · Milagros Salazar (Lima)
En menos de dos días, cinco manifestantes murieron baleados por fuerzas de seguridad en la norteña región peruana de Cajamarca, donde se declaró el estado de emergencia. Ya son 15 los fallecidos y 430 los heridos en protestas sociales en casi un año de gobierno de Ollanta Humala.

Las autoridades del área de salud del departamento de Cajamarca detallaron  que fueron heridos 27 pobladores y cuatro policías en enfrentamientos ocurridos el martes 3 en el distrito de Celendín, y otros 13 civiles el miércoles 4 en Bambamarca.

El gobierno volvió a instaurar, después de seis meses, el estado de emergencia en esa zona, donde se concentraron las protestas de vecinos, principalmente campesinos, contra el proyecto minero Conga, a cargo de la empresa Yanacocha-Newmont, de capitales transnacionales.

Pero el reclamo de la población no es reciente. Protestas realizadas en diciembre llevaron a un cambio de las autoridades ministeriales y a la realización de un peritaje internacional de impacto ambiental en Conga, que no logró satisfacer a los opositores del proyecto.

“Casi todos los civiles heridos en estos enfrentamientos presentan impactos de bala, en cambio los policías solo presentan contusiones y otros daños menores”, aseguró a IPS el director regional de Salud de Cajamarca, Reinaldo Núñez Campos, tras confirmar la muerte a las 06:45 de la madrugada de este jueves 5 de José Antonio Sánchez, de 29 años, llegando así a las cinco víctimas.

Sánchez había participado el martes en una manifestación que fue reprimida por efectivos policiales y del ejército, convocada en rechazo de Conga y contra la gestión del alcalde Mauro Arteaga, del distrito de Celendín, ubicado a unas tres horas en automóvil de la ciudad de Cajamarca, capital del departamento homónimo.

Hasta el cierre de esta edición, el presidente Humala seguía en silencio. Solo su primer ministro, Óscar Valdés, habló escuetamente del tema en una conferencia de prensa en la sede del gobierno el miércoles 4 por la noche, mientras el ministro de Justicia, Juan Jiménez, pidió a los líderes sociales regionales “guardar la calma”.

Roque Benavides, presidente de la firma minera Buenaventura, accionista de Yanacocha, aseguró que continuará la construcción de los depósitos de agua exigidos por el gobierno, pese a las protestas.

Violencia policial, denuncia internacional

Hasta el miércoles, la Defensoría del Pueblo registró más de 20 detenidos, entre ellos el líder ambientalista Marco Arana, quien fue llevado por policías a golpes a la comisaría de la ciudad de Cajamarca.

http://periodismohumano.com/economia/cinco-muertos-en-protestas-contra-mina-de-oro-en-peru.html

Olga Rodríguez
Rebelión

“Una vez más, recordémoslo: el poder todavía está en manos de la Junta militar”, Hossam El-Hamalawy, activista egipcio. 

“Así que Shafiq quedó segundo y Morsi quedó el ‘menos’ segundo”, Tarek Amr, bloguero egipcio.

Lo que ha ocurrido en esta última semana en Egipto es digno de análisis. Los Hermanos Musulmanes reaccionaron al golpe de Estado encubierto dado por la Junta militar, echaron un pulso a la cúpula castrense, consiguieron apoyos de fuerzas laicas vinculadas a la revolución, y evidentemente jugaron sus cartas en una negociación con el Ejército que duró desde el cierre de los colegios electorales –domingo 17 de junio– hasta el anuncio oficial del triunfo del candidato de la Hermandad, Mohamed Morsi (domingo 24 de junio).

Durante esa larga y angustiosa semana la Hermandad convocó manifestaciones, logró llenar la plaza Tahrir durante varios días consecutivos y sus líderes aparecieron rodeados de activistas de la revolución –integrantes de fuerzas progresistas como el Movimiento 6 de abril o el activista Wael Ghonim, entre otros– que apostaron por representar un frente común contra la demostración de fuerza de la Junta militar.

El mensaje quedó claro: Si el mubarakista Ahmed Shafiq –candidato de la Junta militar– era proclamado vencedor, las calles de Egipto estallarían de nuevo.

Las estructuras del régimen cedieron y la comisión electoral terminó proclamando vencedor y futuro presidente a Mohamed Morsi.

Mientras en algunos medios de comunicación occidentales se ha comenzado a agitar el fantasma del islamismo –con titulares referidos al carácter islamista de Morsi—, en Egipto buena parte de las organizaciones que participaron en larevolución respiraron aliviadas al saber que será un civil y no un militar quien ocupe la presidencia del país.

Esto no significa que apoyen a los Hermanos Musulmanes o que vean en ellos la organización dispuesta a satisfacer las demandas de las revueltas. Pero al menos por unos días la Hermandad ha sido símbolo de cambio frente alsecuestro del poder por parte de la Junta militar, que se reserva para sí el poder legislativo y el presupuestario, y que sin duda intentará influir en la redacción de la futura Constitución.

De momento Morsi es en realidad eso, poco más que un símbolo. Si no quiere conformarse con un reparto en el que los militares se lleven la mejor parte, si quiere tener poder real, tendrá que conquistarlo. Y para ello va a necesitar el apoyo de las fuerzas de la revolución, a las que durante este último año la Hermandad musulmana dio la espalda una y otra vez, criticando que secundaran huelgas y protestas.

Los Hermanos Musulmanes

La Hermandad musulmana es una organización islámica moderada, conservadora en el plano político, neoliberal en lo económico. A pesar de que sus bases incluyen a trabajadores y personas de procedencia humilde, sus líderes son gente acomodada, empresarios, hombres de negocios partidarios de fomentar la inversión extranjera y las privatizaciones, una posición que no verían mal los organismos financieros internacionales que tantos hilos manejan.

De hecho, el Fondo Monetario Internacional se ha declarado ya “listo para apoyar a Egipto” bajo su nuevo líder: “La elección de un nuevo presidente es un avance importante en la transición egipcia”, ha indicado un portavoz del FMI.

También Barack Obama ha tendido la mano a Morsi, le ha felicitado y ha dicho que está preparado para “trabajar con él y el resto de las fuerzas políticas”. Incluso Israel, a través de un comunicado de la propia oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha dicho que respeta “el proceso democrático en Egipto y su resultado”. Es llamativa la ausencia de referencias a la acumulación de poder de la cúpula militar.

Es lógico pensar que a lo largo de la pasada semana, mientras los resultados electorales permanecían secuestrados, Estados Unidos supervisaba las negociaciones y los pulsos mantenidos entre el Ejército y los Hermanos Musulmanes.

De hecho el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses habló en dos ocasiones con su homólogo egipcio, y el secretario de Defensa estadounidense contactó con el líder de la Junta militar, el mariscal Tantaui.

En su primer discurso, Mohamed Morsi ha afirmado que respetará los acuerdos internacionales, en clara referencia al acuerdo de paz de Camp David firmado entre El Cairo e Israel en 1978. Durante tres décadas Egipto ha actuado como aliado de Tel Aviv, algo que indigna y frustra a importantes sectores de la población egipcia. A cambio el Ejército egipcio, garante de ese acuerdo, ha recibido 1.300 millones de dólares de Washington año tras año. Dicha ayuda fue renovada el pasado mes de marzo.

La cúpula militar que intenta secuestrar la transición mantiene buena parte de su poder y privilegios. Si Obama quisiera posicionarse en el lado correcto de la Historia, debería dar la espalda a ese Ejército egipcio que acapara poder y que ha amparado la represión.

Pero cuesta creer que la Administración estadounidense vaya a romper su histórica alianza con las Fuerzas Armadas egipcias. Mientras los acuerdos de Camp David se mantengan, mientras el canal de Suez egipcio siga estando al alcance de Washington y sus aliados, mientras los intereses de Occidente permanezcan a salvo en la región, es altamente probable que la llamada realpolitik siga respaldando a Egipto.

Y ahí es donde entrará de nuevo en escena la capacidad de reacción de la ciudadanía egipcia para evitar el secuestro de las demandas de la revolución.

Fuente original: http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/06/28/la-transicion-secuestrada/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=152278&titular=la-transici%F3n-secuestrada-

El descontrol en el comercio de armas genera sufrimiento, favorece abusos, violaciones de derechos humanos y delitos. Es necesario controlar las armas para reducir la violencia.

En julio se negociará en la ONU un Tratado sobre el Comercio de Armas. Estamos ante la oportunidad de hacer historia en defensa de los derechos humanos. ¡Actúa! firma en www.nomasarmas.org y Hagamos que nuestra voz y la de millones de personas en todo el mundo llegue hasta los poderosos.

Mujeres guaraníes Brasil (Dana /AP Photo)

25.06.2012 · IPS · Thalif Deen · (Río de Janeiro)
  • Las organizaciones de la sociedad civil muestran su decepción por el documento final de Río 20 y denuncian la desaparición de la defensa de los derechos sexuales reproductivos y la falacia que supone la ‘economía verde’.

La Organización de las Naciones Unidas y Brasil, el país anfitrión, junto con las grandes empresas, dieron un giro positivo al resultado de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, más conocida como Río+20, por haberse realizado dos décadas después de la Cumbre de la Tierra. Su resultado fue otro documento histórico que cambiará el mundo, según ellos.

Pero la mayoría de los representantes de la sociedad civil y feministas expresaron su desilusión e indignación por el texto final, titulado “El futuro que queremos”, que fue aprobado este viernes 22 por los líderes mundiales. La comparación con la Agenda 21, aprobada en 1992, fue inevitable.

Anita Nayar, de la organización Alternativas de Desarrollo con Mujeres para una Nueva Era (DAWN, por sus siglas en inglés), con sede en Manila, expone que en el acuerdo histórico adoptado en 1992 hubo unas 170 referencias a las cuestiones de género y un capítulo entero sobre las mujeres. En la última versión de “El futuro que queremos” hay apenas unas 50, y estas han sido atenuadas y usadas como elementos de negociación por parte de los Estados, declaró Nayar. “Tampoco es un simple asunto de menciones a temas de género, sino más bien que algunos estados exhiben claramente una falta de voluntad a acordar acciones concretas y un debilitamiento general de compromisos internacionalmente acordados sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”, agregó. Según ella, mientras en general los derechos humanos son afirmados en el contexto de la salud sexual y reproductiva, la omisión específica de los derechos reproductivos es flagrante.

Igualmente crítica fue Gro Harlem Brundtland, exprimera ministra de Noruega y presidenta de la comisión que lleva su nombre y que hace 25 años centró la atención mundial en el concepto de desarrollo sostenible. “La declaración de Río+20 no hace lo suficiente para ubicar a la humanidad en un sendero sostenible, décadas después de haberse acordado que esto es esencial, tanto para las personas como para el planeta. Yo entiendo la frustración que hay en Río hoy”, señaló en un comunicado divulgado el jueves 21.

Brundtland, quien integra un grupo llamado The Elders (Los Ancianos), dijo: “Ya no podemos presumir que nuestras acciones colectivas no generarán puntos de inflexión, dado que los umbrales ambientales se han violado, corriendo el riesgo de daños irreversibles tanto para los ecosistemas como para las comunidades humanas. Estos son hechos, pero se han perdido en el documento final”. “También es lamentable la omisión de los derechos reproductivos, que es un paso atrás en relación a acuerdos previos. Sin embargo, con este texto imperfecto, tenemos que avanzar. No hay alternativa”, añadió.

Las reacciones de organizaciones de la sociedad civil fueron mayoritariamente negativas.

Anil Naidoo, del Consejo de Canadienses -la mayor organización de ciudadanos de Canadá- arremetió contra el concepto de economía verde promovido en Río+20. ”No había visto tanta falsa cobertura verde desde el último Día de San Patricio. El documento ni se acerca al futuro que realmente queremos, y eso es porque fue escrito teniendo en mente los intereses de unos pocos en vez de los de muchos”, sostuvo.

Noelene Nabulivou, de Fiji Women’s Action for Change (Acción de las mujeres de Fiyi por el cambio), dijo: “Como activista del Pacífico veo claramente los impactos catastróficos del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el aumento del nivel del mar. Río+20 no le hace justicia a la inmediatez y severidad de este problema mundial”.

La uruguaya Nicole Bidegain, de la Oficina de Género y Educación del Consejo Internacional para la Educación de Personas Adultas (ICAE), dijo: “La economía verde simplemente refuerza el actual modelo de desarrollo, basado en la producción y el consumo excesivos. Se promueven los mismos mecanismos financieros que causaron múltiples crisis desde 2008“, sin tener en cuenta los impactos negativos sobre los derechos y el sustento de las mujeres.

Según Bidegain, el sector privado es priorizado sobre el público como fuente de financiamiento. “Esto es irónico, ya que el sector privado está involucrado en la maximización de las ganancias a corto plazo, no en las inversiones a largo plazo necesarias para la transición hacia un desarrollo sostenible genuino, centrado en las personas”, señaló.

Monica Novillo, de la boliviana Coordinadora de la Mujer, expresó: “Vine a Río+20 con altas expectativas de que los gobiernos agregaran la histórica resolución sobre salud y derechos sexuales y reproductivos para jóvenes y adolescentes, adoptada en la 45 Comisión de Población y Desarrollo”.

Brasil desempeñó un rol clave en la creación de este resultado, “así que yo esperaba que defendiera fuertemente estos derechos fundamentales en Río+20, contra una minoría de gobiernos conservadores”, dijo. Aunque en Río+20 se reafirmaron las agendas de El Cairo y Beijing sobre población y mujeres, es tiempo de que estos acuerdos se implementen plenamente, agregó.

Gita Sen, de DAWN, lamentó que la cumbre prácticamente haya enterrado los derechos reproductivos. “En este documento queda muy claro que hay una guerra continua contra los derechos humanos de las mujeres, lanzada por la Santa Sede (el Vaticano) junto con algunos gobiernos muy conservadores”, concluye.

 

http://periodismohumano.com/sociedad/medio-ambiente/hay-una-guerra-continua-contra-los-derechos-humanos-de-las-mujeres.html

20.06.2012 · Majo Siscar · Fotos: Raúl Ibáñez
Un mes después de su emergencia, #yosoy132, sigue en las calles y ha revolucionado la campaña electoral mexicana
El movimiento se consolida para seguir después de las elecciones y establecer una nueva agenda ciudadana y juvenil al próximo gobienro
Los comicios se acercan salpicados por escándalos de corrupción, violencia y compra de votos.

#Yosoy132 es trending topic en twitter, se escucha en las calles, se reproduce en las universidades, se silba en los cines cuando pasan los anuncios de los partidos, suena en las plazas, entre los jóvenes, lo gritan los campesinos de Atenco, los mexicanos en Barcelona, lo reivindican los artistas, los intelectuales, los músicos, invade portadas de los periódicos.  El movimiento estudiantil contra la manipulación mediática ha revolucionado la campaña electoral mexicana y protagoniza la recta final hacia los comicios presidenciales. A más de un mes de su emergencia ya ha conseguido romper la idea de que el candidato favorito en las encuestas, Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional, sea el ganador irrefutable.

El movimiento estudiantil está siendo un revulsivo en la campaña electoral mexicana y ya se proyectan más allá del 1 de julio. (R.I.)

Hasta hace un mes y medio al exgobernador del Estado de México solo le faltaba la banda presidencial. Se movía a todos lados bajo el resguardo del Estado mayor presidencial –un cuerpo militar destinado a los altos mandatarios-, las encuestas le daban alrededor de 20 puntos de ventaja sobre los otros candidatos, y los principales medios de comunicación lo habían encumbrado desde hacía años, ocupando coberturas diarias en los informativos y en los programas del corazón, gracias a una boda mediática con una de las más famosas protagonistas de telenovelas locales. Sin embargo, el 11 de mayo, una protesta estudiantil evidenció su mala gestión ante los conflictos sociales y el sesgo informativo a su favor en los principales medios de comunicación. Los cuestionamientos de los alumnos de la Universidad Iberoamericana, una de las instituciones privadas más prestigiosas del país, recibió la solidaridad de la mayoría de los estudiantes mexicanos. En dos semanas se había armado un movimiento nacional estudiantil bajo el hashtag #Yosoy132 que cuestionaba la gestión de Peña Nieto y de su partido, que durante 71 años instauró un régimen autoritario, y su vuelta al poder gracias a la alianza con las élites económicas. Ahora, un mes después, aunque Peña sigue adelante en las encuestas, la distancia se ha ido igualando entre él y el segundo, el izquierdista Andres Manuel López Obrador, y sobretodo, se ha roto la idea de que el ganador ya estaba predefinido y que no servía de nada ir a las urnas.

Ha sido una inyección de aire fresco a toda la sociedad mexicana en un proceso que parecía muy

El movimiento convoca marchas multitudinarias contra la imposición del candidato del viejo régimen y hay concentraciones semanales ante la principal televisión para denunciar el sesgo informativo. R.I.

desgastado”, explica Elvira Concheiro, doctora en Sociología política. Para esta profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el movimiento #Yosoy132 recupera el espíritu del ’68 donde los jóvenes evidenciaron el autoritarismo del PRI en el poder y marcaron un parteaguas en la sociedad. “Como el movimiento del 68 resumen las experiencias y demandas de los luchas de las décadas anteriores y enfrentan directamente el despotismo presidencialista del PRI, en ese momento los jóvenes se organizaron contra la represión a los luchadores sociales, hoy ponen nuevamente el dedo en la llaga y enfrentan a un nuevo poder construido bajo el capitalismo brutal y que combina de forma orwelliana el poder económico, ideológico y político”.

Los jóvenes piden la democratización de los medios y una campaña electoral limpia en las urnas y en las pantallas de televisión. Gracias a las redes sociales evidenciaron el sesgo informativo a favor del candidato príista y resquebrajaron el discurso hegemónico. Después de pancartas, tuits y hashtags decidieron bajar la democracia a sus aulas y escucharse de viva voz a través de asambleas multitudinarias. Ahora #Yosoy132 se configura como un movimiento estudiantil, de base amplia, horizontal, apartidista, que exige medios plurales que incluyan la participación de la ciudadanía, universidad pública y gratuita y el alto a la corrupción y la impunidad.

Una de las asambleas interunivesitarias en la UNAM, donde se reunieron estudiantes de universidades privadas y públicas bajo un mismo sentimiento #Yosoy132. R.I.

“Nos presentamos para pedir la construcción de un frente común, que va más allá de todo protagonismo, y que se dirige a un fin mayor: revolucionar a un país convulso y reivindicar principios mínimos que han sido sobrepasados por los intereses particulares de distintos poderes”, aseveraron en un comunicado consensuado después de 10 horas de asamblea interuniversitaria el pasado lunes 11 de junio. Hubo discusiones eternas, tensiones y algún que otro rifirrafe pero como ellos mismos dice, así se construye democracia. Y es que, aunque el movimiento tiene preceptos contra el orden vigente su composición ideológica es muy amplia. En las discusiones aparecen desde discursos socialdemócratas hasta la izquierda radical. Pero, como ellos dicen, se trata de unir fuerzas y abrazar otras luchas desde el respeto y el entendimiento mutuo.

Estamos sentando una nueva manera de dialogar, todos estamos en el ánimo de escuchar al otro con un espíritu que quiere conciliar y somos capaces de ceder algunas cosas, somos un movimiento espontáneo y creativo que le apuesta a otras formas de hacer política. Frente al desencanto ante las instituciones el movimiento responde creativamente, frente a un poder jerárquico, cupular, centralizado, nosotros somos horizontales, dispersos y participativo, aunque eso cueste más”, explica Mariana Favela, portavoz del Comité de estudiantes de Posgrado de la UNAM.  Como ella, hay 118 voceros reconocidos más, uno por cada asamblea local de las diferentes universidades y estados.

Asamblea de #Ysoy132. R.I.

“El movimiento va evolucionando día con día de una manera extraordinaria, hoy somos un movimiento antineoliberal con base estudiantil, pero que involucra toda la sociedad. Reivindicamos una democracia que va más allá del voto, y en este sentido denunciar el sesgo informativo también es revelar todo lo que éste ha dejado fuera también en este sexenio, principalmente la agenda juvenil  pero también la corrupción, la violencia que ha traído más de 60.000 muertos y 20.000 desaparecidos…”, subraya otros de los voceros, Antonio Atolinni, quien estudia Ciencias Políticas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, una de las universidades más elitistas del país. Como Atolinni y Favela, los estudiantes tienen claro la importancia de los medios en la construcción democrática de un país y apuntan hacia ellos como parte del entramado de poder que legitima un sistema basado en la desigualdad social y al servicio de una minoría privilegiada. Así, no han tenido reparos en romper las “divisiones artificiales” entre estudiantes de universidades públicas y privadas, o entre gente de clase media alta y campesinos y

El movimiento convocó a seguir el debate presidencial en el Zócalo de la Ciudad de México y se repitieron los abucheos a Peña Nieto. R.I.

obreros, algo insólito en un país construido sobre la segregación social.

Gracias a ello, a poco más de un mes de su irrupción ya ha conseguido algunos cambios puntuales en el seguimiento mediático de la campaña electoral. La difusión por las redes sociales, por las que bucean mayoritariamente los jóvenes, están transformando el paradigma informativo y los medios ya no pueden obviarlas. Y este martes 19 celebran el primer debate presidencial organizado por la ciudadanía, donde las preguntas las harán los cibernautas y se transmitirá en directo por el youtube. Todo un logro donde destacará la silla vacía del candidato príista, Enrique Peña Nieto, que rechazó la invitación a este debate.

Corrupción, violencia y manipulación mediática

Fue gracias a las redes también que corrió como la espuma un artículo publicado por The Guardian en el que demuestra que Televisa -el imperio mediático más grande del mundo de habla española y que controla cerca de dos tercios de la programación de los canales gratuitos de televisión en México- vendió tanto al expresidente Vicente Fox, como a Peña Nieto, una cobertura favorable en sus informativos y espacios de entrevistas y análisis, y que usó los mismos programas para desacreditar a la izquierda, desde 2005. Aunque esta información ya había circulado anteriormente en México, The Guardian aporta nuevas fuentes y tiene la credibilidad de ser un medio internacional que nada gana en criticar o favorecer a un candidato. A la publicación del diario británico se sumaron la revelación de cables de Wikileaks donde la embajada estadounidense en México reconoce que “Peña Nieto está pagando por debajo de la mesa, coberturas informativas favorables”.

Estas prácticas han sido comunes históricamente en México, e incluso legales, pero esta vez se topan con un movimiento crítico con ellas. Para el periodista y analista David Santacruz “la mayoría de los medios en México son arietes o alfombras políticas”. No se ha roto todavía con el esquema mediático de los 71 años de partido único, donde el fundador de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo se llegó a nombrar a sí mismo como “soldado del PRI”. “Cuando The Guardian denunció las escuchas del diario inglés News of the World, se armó un escándalo internacional y el periódico cerró. Aquí en cambio, Televisa amenazó en demandar a The Guardian por su investigación, hay todavía un nivel de permisividad muy alto de la sociedad mexicana con la corrupción. De hecho, #Yosoy132 está moviendo más conciencias que el artículo The Guardian”, subraya Santacruz.

En ‘La fiesta por la luz de la verdad’ los estudiantes se manifestaron contra la manipulación mediática ante la sede de la principal televisión del país. (R.I.)

Pero su recepción no es la misma en el Distrito Federal, donde hay una ciudadanía activa, que en los estados. Cabe recordar que en días pasados, el candidato priísta a alcalde en el municipio chiapaneco de Villaflores, Ulises Grajales, asesinó a un militante de la oposición, Édgar Hernández, cuando éste pegaba carteles de propaganda electoral por el Partido Acción Nacional. ¿Con que impunidad se sentía el príista para hacerlo? En muchos lugares de México pareciera regir todavía la ley del más fuerte. De hecho, en varios estados de la República, militantes del PRI han golpeado al movimiento estudiantil, y en Ciudad Juárez, dos jóvenes fueron encarcelados por varios días por protestar bajo el lema #Yosoy132. Algunos miembros del movimiento en la Ciudad de México reciben amenazas con información confidencial de ellos a través de las redes sociales.

Critican la imposición de Peña Nieto y las vulneraciones a los Derechos Humanos que mantuvo durante su mandato como gobernador del Estado de México. R.I.

Ante esto, Internet grita, denuncian la violencia y la represión al movimiento, defienden la democracia en las universidades, las plazas, llenan las calles con su indignación. “Con #YoSoy132 hace acto de presencia la juventud en el campo cibernético de la lucha, y muestra el inmenso poder que en ese campo tenemos para ganar las batallas de la libertad de expresión y de comunicación, las de organización de colectivos y redes de colectivos que hagan realidad la educación universal, la democracia como gobierno del pueblo, y la subsistencia de la Tierra y de la humanidad”, resumía el reconocido sociólogo mexicano Pablo González Casanova. A sus movilizaciones se suman gente de todas las edades y estatus sociales. Hay un comité de académicos#Yosoy132, artistas#yosoy132, músicos#yosoy132 y hasta un grupo de adolescentes que aún no tienen derecho a voto pero quieren hacer oír su voz en la sociedad.

Un grupo de intelectuales reconocidos ha creado el Frente por la Legitimidad de la Democracia que está impulsando mecanismos para que la ciudadanía vigile que no haya fraude electoral y se celebren elecciones limpias. Algo muy difícil en un país que aún se rige por cacicazgos políticos, donde un voto se compra por una canasta de alimentos o un puñado de pesos y donde la corrupción y el amiguismo son la manera de operar de gente de todos los colores políticos.

Solidaridad internacional

La dirigente del movimiento estudiantil chileno, Camila Vallejo, se sumó a las protestas y también han recibido apoyos explícitos de otros como el 15M o los Okupas de EEUU. (R.I.)

También cuentan con la simpatía y la solidaridad de los diferentes movimientos juveniles que están saltando a la escena global desde el 2011. Hay guiños a la Primavera árabe, a los indignados españoles, a los okupas estadounidenses, a los estudiantes que ahora son reprimidos en Canadá. Este fin de semana, la líder estudiantil chilena Camila Vallejo participó en algunos de sus eventos y compartió la experiencia de sus luchas por la educación pública. Finalmente, para los chilenos la crisis no fue solo que tengan una educación de mercado, sino “en la desigualdad que produce el modelo neoliberal”. “El principal objetivo de la destrucción de la educación pública en Chile, aunque fue un negocio muy rentable, era destruir cualquier espacio público que permitiera generar contrahegemonía a los ideales de la clase dominante. Las universidades eran para la derecha, la plaza del enemigo interno, solo porque había debate y se contraponían visiones ideológicas”.   Así ve muchos parecidos con el movimiento mexicano, pues finalmente lo que están haciendo los jóvenes del #Yosoy132 es cuestionar el modelo político y económico neoliberal, que para perpetuarse, es capaz de imponer un candidato. Y en este sentido, instó a sus contemporáneos a “no conformarse con salir a las calles o incluso proponer una alternativa… tienen que generar una mayoría social y política capaz de disputar las correlaciones de fuerza”.

Del #Yosoy132 a la Cumbre de los Pueblos

#yosoy132 actualiza las reivindicaciones de otras luchas anteriores y ha conseguido llegar a varias generaciones y clases sociales. R.I.

Mientras el movimiento #Yosoy132 se reunía con Camila Vallejo, marchaba una vez más contra Televisa y desafiaba las lluvias tropicales para cantar por la verdad en el zócalo, otras movimientos sociales mexicanas organizaban la Cumbre de los pueblos, el foro alternativo a la reunión del G-20 que se celebra ahora en el norte del país, bajo la presidencia en turno de México y su mandatario, Felipe Calderón. Aunque los estudiantes no participaron como movimiento en la Cumbre alternativa también se escucharon su voz, pues coinciden en que la reunión de las 20 principales economías del mundo es un espacio “ilegítimo, excluyente y antidemocrático”.

“No aceptamos al G20 como una autoridad para decidir el rumbo del planeta, no estamos dispuestos a que vendan nuestro país, vamos a marchar y a celebrar la Cumbre de los pueblos para recuperar la dignidad nacional”, resume Aida Tlacaba, de la Red Mexicana de Acción frente al libre Comercio. Mientras en Los Cabos se reúnen muchos de los gobiernos de muchos países que inmersos en la crisis financiera y social, en la Cumbre alternativa se están intentando dar otras soluciones para salir de ella desde una perspectiva antineoliberal y de derechos humanos. Y en este marco coinciden con #yosoy132. Finalmente, como decía Camila Vallejo, los movimientos supuestamente espontáneos que aparecieron desde el año pasado, tanto en Chile como en el resto del mundo “obedecen a una construcción de alternativas más largas de la cual los jóvenes somos portadores”.

El sábado 16 cambiaron la marcha por un concierto combativo donde los artistas como Julieta Venegas se sumaron a #yosoy132. R.I.

http://periodismohumano.com/destacado/yosoy132-los-jovenes-que-quieren-sanear-la-democracia-mexicana.html