Contra las penas, Pallapupas

Publicado: septiembre 6, 2012 en NOTICIAS POSITIVAS

Por: Autor invitado | 06 de septiembre de 2012

Esta entrada ha sido escrita por nuestro colaborador Manuel Bruscas (@Manuel_Bruscas)

Pallapupas

“Ponte tu nariz que medio mundo anhela reír” (Saurom)

Esta mañana un torbellino de risas ha invadido el hospital de niños “Sant Joan de Déu” de Barcelona. La alegría se ha desbocado y cada rincón huele a esperanza e ilusión. El dolor y la pena han declarado una tregua temporal ante la arrolladora llegada de un ejército de Pallapupas, los payasos de hospital. Todo empezó hace unas horas…

En la sala de espera del hospital, 4 niños y 8 adultos aguardan con semblante serio una llamada para entrar en quirófano. De repente irrumpen en la sala la enfermera Oxigena y el enfermero Paco Zetamol. Ambos llevan puesta una nariz roja. Tienen un problema: Paco Zetamol se ha olvidado sus zapatos y no puede caminar. La Enfermera Oxigena tiene la solución: usará su varita mágica y así conseguirá que Paco pueda moverse. Pero necesita que los niños le ayuden: “Niños…soplad encima de la varita”, grita Oxigena. Mientras Oxigena se va acercando a los niños, Zetamol, muy sigiloso, se pone detrás de ella, sin que ésta se dé cuenta, y comienza a dar saltos y a burlarse de ella. Y claro, padres, madres e hijos empiezan a desternillarse. Es como si la tristeza se hubiera congelado. Ríen todos, incluso Miquel, al que los médicos acaban de subir en una camilla porque en unos minutos ha de someterse a una intervención quirúrgica. Miquel va a entrar allí con una sonrisa en los labios.

Unos cuantos pisos más arriba, el Doctor Gota Gota y la Gerente Amor-Sicilina lucen también sus narices rojas. Ahora mismo recorren un largo pasillo y van entrando en todas las habitaciones para entregar “los premios Goya” a los niños que allí están. Nuevamente las risotadas llenan cada una de las salas, y los padres de las criaturas observan con alegría cómo sus hijos disfrutan por primera vez en muchos días. Y es que la mayoría llevan meses metidos en esas habitaciones. La magia de los Pallapupas ha hecho que por un momento todos olviden que estamos en una planta de oncología.

Y es que ésa es la misión de Pallapupas: luchar para que la risa inunde los hospitales, conseguir que la tristeza se congele. La fuerza de Pallapupas radica en un equipo humano que siente pasión por lo que hace. Desde el personal de oficina hasta los artistas que recorren los centros médicos, todos tienen un corazón de payasos. “Ayudamos a que las personas enfermas y sus familias puedan obtener una buena experiencia de su paso por un hospital y que la enfermedad sea una experiencia positiva en su crecimiento como personas. Destapamos los corazones de las personas para que den paso a cada una de las emociones que se tenga que vivir durante el proceso”, señala Angie Rosales, presidenta y fundadora de la organización.

Pallapupas lleva provocando carcajadas desde el año 2000. Ahora mismo, son tiempos difíciles para ellos, porque los temidos recortes están golpeando duro y les cuesta encontrar los fondos necesarios para propagar la alegría. Pero ¿cómo no van a conseguir salir adelante estos soldados de la risa? Si quieres saber más de ellos y ayudarles visita su www.pallapupas.org/es/.

http://blogs.elpais.com/3500-millones/2012/09/contra-las-penas-pallapupas.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s