¿Borrón y cuenta nueva en Somalia?

Publicado: agosto 23, 2012 en REFLEXIONES

Por: Jesús A. Núñez | 22 de agosto de 2012

Si por algo ha asomado momentáneamente Somalia a los medios durante estos días ha sido por la noticia de la infortunada muerte de la atleta Samia Yusuf Omar, en su intento por llegar en patera a Italia durante este verano. Un caso como este nos basta para hacernos a la idea de cuáles deben ser las condiciones de vida en ese conflictivo país para que Samia, una campeona continental de los 100m, se arriesgara a una aventura de tal calibre, con el frustrado objetivo de proseguir su carrera deportiva.

Igual que cabe suponer que la inmensa mayoría de los nueve millones de somalíes ni se han enterado de esta muerte, es fácil apostar a que tampoco saben que desde el día 20 de agosto su país ha iniciado formalmente una nueva etapa. Y no lo saben porque tienen en sus cabezas otras preocupaciones más inmediatas- ligadas a la pura supervivencia y a la falta de seguridad para sus vidas.

Sea como sea, la comunidad internacional ha decretado pomposamente el fin del periodo transitorio iniciado hace ahora ocho años (a falta de que el Consejo de Seguridad de la ONU lo confirme el próximo día 28), con la eliminación del Gobierno Federal Transitorio. Cuando se toma en consideración el hecho de que Somalia acumula ya más de veinte años de subdesarrollo, violencia y caos, el balance de este periodo no puede ser en ningún caso positivo. Y eso aunque haya que reconocer que se ha conseguido una cierta mejora de la seguridad en este último año, en la medida en que se ha logrado reducir la capacidad operativa del grupo Al Sahbaab, tanto en la capital como en algunas zonas del país.

Pero mirando al futuro son tantas las asignaturas pendientes y tantos los retos a los que se enfrenta la población somalí que resulta muy aventurado suponer que será posible hacer borrón y cuenta nueva para convertir a Somalia en un Estado federal en el que tengan acomodo sus diversos actores (con Puntlandia y Somaliland como elementos más delicados) y en el que sea posible cubrir las necesidades básicas del conjunto de la población en un entorno de seguridad aceptable.

De momento la agenda conocida establece la necesidad de aprobar una nueva Constitución- acordada inicialmente el pasado día 1-, elegir un nuevo parlamento- en un proceso todavía inconcluso para seleccionar (no elegir) provisionalmente a 275 representantes en la Cámara baja y a 54 en la Cámara Alta-, elegir un nuevo presidente del parlamento y un nuevo presidente del país- por decisión del parlamento entre los 35 candidatos ya registrados, con el saliente Sharif Sheikh Ahmed y el saliente primer ministro Abdiweli Mohamed Ali como favoritos. Todo esto debe llevar a la designación de un nuevo gobierno, que junto al parlamento provisional debe convalidar la Constitución para que sea sometida posteriormente a referéndum nacional y a nuevas elecciones (todo ello en el horizonte de 2016).

Como bien puede deducirse a simple vista, se trata de un complejo proceso a desarrollar en un territorio fragmentado, con varios focos de conflicto todavía abiertos (de hecho, el primer objetivo de las nuevas autoridades será lograr un control efectivo más allá de Mogadiscio) y con las escasas fuerzas en manos de quienes ahora apuesten por consolidar este nuevo periodo. Es por eso por lo que resultará vital contar con la implicación de la comunidad internacional, en un difícil equilibrio para evitar injerencias internas (recordemos que, además de la Unión Africana con AMISOM, Etiopia y Kenia tienen actualmente tropas desplegadas en Somalia) y para acompañar el proceso con una condicionalidad que atienda a la creación de una entidad representativa de toda la población y no a los intereses particulares de cada actor externo.

La lista de tareas a realizar es interminable- desde activar una economía lastrada por la corrupción y la criminalidad organizada hasta poner en pie una administración civil y militar al servicio de la sociedad y subordinadas a un poder político no excluyente. Somalia se juega dejar de ser el prototipo de Estado fallido y los somalíes, como nos enseña el ejemplo de Samia, se juegan directamente su vida en el envite. Van a necesitar mucho más que suerte.

 

http://blogs.elpais.com/extramundi/2012/08/borr%C3%B3n-y-cuenta-nueva-en-somalia.html

Anuncios
comentarios
  1. Panama dice:

    De acuerdo con un reciente informe emitido por Intermon Oxfam, los esfuerzos humanitarios de la comunidad internacional han pasado a un segundo plano frente a las posturas políticas de corto plazo, “impuestas desde el exterior, dirigidas a reconstruir el Estado y, en muchos casos, impulsadas por las prioridades de la agenda internacional en materia de seguridad y lucha contra el terrorismo”. No cabe duda de que, hasta ahora, los intereses de los diferentes países y el enclave estratégico que supone Somalia como país por su proximidad al canal de Suez han guiado la línea que la comunidad internacional ha intentado imponer en ese país. Sólo así se explica que el gasto anual de la ayuda humanitaria sea la mitad del destinado a la lucha contra la piratería. El reciente anuncio de una nueva prórroga de la Operación Atalanta y otros 15 millones de euros de presupuesto adicional común confirman que no cabe esperar ningún cambio de estrategia.

  2. gold account dice:

    La piratería es un fenómeno delictivo global. Entre 2006 y 2010 se produjeron unos 1.600 actos con 54 víctimas. Pone en riesgo la libertad de la navegación y causa daños económicos al comercio marítimo mundial. Aunque no hay cifras oficiales, se estima entre el 0,01% y el 0,2% del valor total de las mercancías trasportadas: unos 8 billones de dólares anuales según estimaciones de la Organización Marítima Internacional y RAND. Se trata de una actividad delictiva que prende en escenarios donde los países litorales no son capaces de controlar su existencia (mares fallidos) y donde su represión queda en manos de la comunidad internacional que tiene medios limitados para combatirla y erradicarla. Las acciones aeronavales mejoran la libertad del tránsito y la seguridad de las tripulaciones pero no impiden que los piratas lo sigan intentando porque las acciones judiciales y penitenciarias existentes por ahora favorecen la impunidad de sus delitos. La experiencia de la lucha contra la piratería muestra también la utilidad de las medidas pasivas y activas a bordo de los buques mercantes y pesqueros, tal y como recomienda la Organización Marítima Internacional. Aunque suponen un coste elevado para las navieras, cada vez se adoptan con más generalidad debido al incremento del coste de los rescates. Las autoridades marítimas internacionales informan de las situaciones de peligro a quienes navegan, les recomiendan medidas de autoprotección y les recomiendan acogerse a la protección que brindan las flotas regionales e internacionales desplegadas por las zonas de mayor tráfico y riesgo. Sin embargo, la seguridad no es una prioridad para muchas navieras y no se incorporan a los corredores protegidos (el 20% de los buques que transitan por el Golfo de Adén no utilizan el Internationally Recommended Transit Corridor protegido por las fuerzas navales).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s