La risa y el juego, lenguajes universales

Publicado: mayo 14, 2012 en NOTICIAS POSITIVAS
Los más pequeños del campo son quienes más padecen las consecuencias del desplazamiento forzado y la vida como refugiado. Al hecho de llevar catorce meses viviendo en Choucha con sus familias  huyendo de la guerra y la persecución en Libia hay que sumar el porqué y el cómo llegaron a Libia y como vivían allí. En muchos de los casos esas circunstancias fueron traumáticas. Comenzando con el viaje de su país de origen hasta Libia (desde Somalia, Sudán, Eritrea…) pasando por la vida en Libia que se convertía en un infierno para aquellas personas y familias que eran identificadas como immigrantes indocumentadas y eran confinados en centros de detención durante años. Y terminando por el periplo del éxodo hasta el campo de refugiados de Choucha en Túnez.
Los chicos y chicas de Choucha, pequeños y adolescentes, trabajan duro cada día para hacer su vida en el campamento lo más amable y llevadera posible. Y Payasos Sin Fronteras les acompaña durante 12 días para que con la risa y el juego ellos mismos descubran nuevas formas y herramientas que les permitan sobrellevar el tiempo de espera hasta que su situación se regularice de una manera u otra.  La risa quizás sea una de las pocas cosas buenas que se contagian y en PSF nos encanta que así sea. Del hermano pequeño al grande, del hijo al padre…
En los últimos 2 meses ningún trabajador internacional ha podido acceder al campamento debido a los cortes de carretera que en los accesos por parte de población local tunecina que amenazaban con atacar el campamento si no se les facilitaba o devolvía el trabajo que en los meses pasados habían desarrollado para algunas organizaciones e instituciones internacionales. Debido al descenso en el número de habitantes del campamento se ha reducido el personal contratado y ello ha generado algunas semanas de conflicto.
Estos dos meses sin actividad en la escuela y de miedo para los chicos y chicas del campo hizo correr el riesgo de que se perdiera parte del trabajo realizado por los trabajadores sociales y sicólogos de DRC acompañando en la recuperación emocional para mitigar los efectos traumáticos derivados del estrés por haber vivido situaciones de violencia.
Payasos Sin Fronteras también les acompaña con sus actuaciones de pequeño y gran formato, algunas adaptadas a pequeños grupos de niños y niñas dentro de las aulas de la escuela (tiendas de campaña grandes), y provocando el juego y la complicidad payaso-niño, se les ayuda a recuperar la confianza y las ganas de dejarse llevar de nuevo, e relajarse y entregarse a disfrutar, aprender y sobretodo, a reír.
Cuando la risa aparece y la comunicación niño-payaso nace lo hace para quedarse. Algo se genera en esa conexión que perdura. Son de esas cosas que, intangibles en cuanto no existe ninguna unidad para medirla, son imprescindibles porque nos ayudan a vivir mejor, más sanos, porque sana y porque la risa nos alimenta de buena energía. El lenguaje del juego y de la risa  no conoce de idiomas, ellos mismos son el lenguaje más universal posible. Y nuestros artistas voluntarios son los mejores valedores de ello y lo transmiten sin cesar.
Y recordad que, como dice el fundador de Payasos Sin Fronteras, Tortell Poltrona, Un día sin risa es un día perdido.

http://payasossinfronteras.periodismohumano.com/2012/05/08/la-risa-y-el-juego-lenguajes-universales/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s