Mensaje de India a China a bordo de un misil ICBM

Publicado: abril 28, 2012 en REFLEXIONES

Por: Jesús A. Núñez | 28 de abril de 2012

Una de las dinámicas de competencia geoestratégica de mayor calado en el continente asiático es la que se desarrolla entre China e India. Hoy Pekín lleva la delantera en la búsqueda del liderazgo continental, con un sostenido ritmo de crecimiento económico que asombra al mundo desde hace ya veinte años y una imparable expansión no solo comercial sino también militar- con el segundo presupuesto mundial de defensa, solo superado por Washington.

No es fácil soportar la presión constante de un gigante como China, pero India no es tampoco un cualquiera (recordemos que todas las previsiones apuntan a que no más tarde de 2030 será el país más poblado del planeta). Así ha querido demostrárselo nuevamente el pasado 19 de abril, con el lanzamiento del misil balístico intercontinental Agni V, que puede batir prácticamente cualquier punto de la geografía china. Si con los Agni I y II la intención obvia era disuadir a Pakistán- con quien se ha confrontado militarmente en tres ocasiones desde 1947-, con los Agni III y IV Nueva Dehli trataba de enviar un mensaje disuasorio a Pekín. Ahora, con el Agni V, India entra en el exclusivo club de los países que cuentan con ingenios bélicos que pueden proyectar una cabeza nuclear a más de 5.000 kilómetros de distancia- en el que solo están Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia.

En términos geoestratégicos existe un notorio desequilibrio en cuanto a las percepciones mutuas entre las dos potencias asiáticas; de forma que mientras India está obsesionada con China (procurando ser vista como un igual), esta última no dedica la misma atención a su vecino. En realidad- y a pesar de la corta guerra que mantuvieron en 1962-, ambos actores son conscientes de que no les conviene en modo alguno empantanarse en un choque frontal.

Pero eso no quita para que- como simple resultado de los avances tecnológicos aplicados al campo militar- ninguno de ellos se sienta cómodo con las derivas hegemónicas de su vecino-. Hoy los cazas chinos ubicados en aeropuertos del Tibet ya pueden operar contra objetivos indios, del mismo modo que los buques indios entran ya en el mar del Sur de China y sus satélites cubren todos los movimientos chinos, quienes a su vez siguen ampliando el “collar de perlas” que le permiten ampliar su radio de acción marítima más allá de sus propias costas (encerrando y rodeando a India). Y todo ello mientras ambos aumentan sustancialmente sus respectivos presupuestos de defensa.

Estos movimientos no dejan indiferentes tampoco a otros actores como Islamabad y Washington. El primero se ha apresurado (el pasado 25 de abril) a lanzar su nuevo misil Shaheen 1-A, con un alcance estimado en unos 2.500-3.000 kilómetros, evidenciando con ello que en esta carrera va por detrás de Nueva Dehli. En cuanto a Washington, sin llegar a definir una alianza formal con India, es evidente que se siente satisfecho (a pesar de las formales llamadas a la contención en el terreno de la proliferación) por saber que no está solo tratando de contener un expansionismo chino que percibe como la tendencia más poderosa de los próximos años.

http://blogs.elpais.com/extramundi/2012/04/mensaje-de-india-a-china-a-bordo-de-un-misil-icbm.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s