Civiles atrapados entre dos fuegos

Publicado: junio 22, 2011 en ACCIÓN HUMANITARIA, Víctima
21.06.2011 · IPS · Ashfaq Yusufzai · (Peshawar, Pakistán)
Civiles huídos de zona talibán(AP Photo/B.K. Bangash)

.Grupos de civiles que lograron huir de las Áreas Tribales Federalmente Administradas (FATA) y llegar a Peshawar, capital de la vecina provincia de Khyber Pakhtunkhwa relataron cómo eludieron los controles de las áreas tribales del noroeste de Pakistán controladas por el movimiento islamista afgano Talibán que los usan como escudos humanos para protegerse de los bombardeos.

Caminamos 10 horas hasta un lugar seguro donde tomamos un vehículo que nos llevó hasta Peshawar“, relató Abdul Jabbar, vendedor de verduras de la Agencia de Bajaur, donde desde 2009hay operaciones militares. ”El Talibán quiere que nos quedemos para usarnos de escudo contra el ejército”, se lamentó Jabbar, quien llegó a esta ciudad el 3 de este mes.

“Miles de hombres, mujeres, niños y niñas esperan al borde del camino en varias localidades tras conocerse la noticia de que el gobierno lanzaría una operación masiva”, indicó el activista de derechos humanos Jawad Ali. Está haciendo lo mismo que hizo cuando en 2007el ejército implementó una campaña militar en el distrito de Swat, en Khyber Pakhtunkhwa, apuntó. ”Miles de personas quedaron atrapadas cuando comenzó el ataque porque los insurgentes no los dejaron ir hasta los puestos de control“, recordó. “Usar a la gente de escudo humano es una vieja estrategia del Talibán”, añadió.

Desde que Estados Unidos expulsó al movimiento islamista de Afganistán, en 2001, combatientes del Talibán se esconden en FATA adonde llegan cruzando la permeable frontera entre ambos países. Las áreas tribales ocupan unos 47.000 kilómetros cuadrados, donde viven cinco millones de personas. El Talibán, y también la red extremista Al Qaeda, atacan a las fuerzas regulares pakistaníes en FATA y en Khyber Pakhtunkhwa, lo que llevó al gobierno a realizar campañas militares para tratar de erradicarlos. Hay siete operaciones en seis de las siete agencias tribales, o distritos, con excepción de Waziristán del Norte, donde una inminente ofensiva militar causó disturbios entre la población.


Niños afganos desplazados por los enfrentamientos (UN Photo/Eskinder Debebe)

“El Talibán no nos deja abandonar el área porque se exponen a las duras acciones del ejército”, señaló Mohammad Nawaz, maestro de la zona de Mamozai, en la Agencia Alto Orakzai, base del movimiento islamista. ”Los insurgentes utilizan a los civiles como escudos humanos”, dijo el agente de asistencia política, Javid Jan, de Waziristán Sur.

El ejército aseguró 96 por ciento de la zona, pero espera trasladar a los civiles a un lugar más seguro para lanzar un ataque a gran escala. El Talibán perdió ímpetu y ya no puede hacer frente a las fuerzas regulares, explicó Jan. ”Pero mantienen a la gente de rehén para demorar la intervención del ejército”, apuntó. ”Tenemos problemas para lanzar operaciones generales”, señaló el administrador de Asistencia Política, porque la población civil sigue atrapada en zonas de FATA.

Las áreas tribales, entre Afganistán y la provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkhwa, depende directamente del gobierno federal de Islamabad. ”Las autoridades arreglaron al detalle refugios para las personas que serán desplazadas por las acciones militares en Waziristán del Norte, pero el Talibán no las deja salir”, dijo el ministro de Información de Khyber Pakhtunkhwa, Mian Iftikhar Hussain.

Residentes de la Agencia Mohmand se quejan de la grave escasez de vehículos para trasladar a la gente a lugares seguros pues los transportistas también le temen a los insurgentes. En algunas áreas, el Talibán construyó barricadas para impedir el paso de vehículos. Además registran los automóviles que salen de cualquier agencia, indicó Shafiq Shah, de Waziristán del Sur. Las personas audaces logran cruzar los puestos de vigilancia controlados por el movimiento islamista y llegan a lugares seguros.

“Mis hermanos, sus esposas y nueve niños están atrapados en la Agencia de Mohmand porque el Talibán no los deja salir”, señaló Bilal Jan, de 44 años. Él logró llegar al campamento de Jalozai, cerca de Nowshera, uno de los 25 distritos de Khyber Pakhtunkhwa, pero está preocupado por su familia. “La vida en Bajaur es dura porque colapsaron las instalaciones civiles”, indicó Aziz Ali, residente de la aldea de Loi Sam, quien logró llegar a Peshawar, donde vive con familiares. Los comercios están cerrados y no hay ninguna actividad, añadió.

 

http://periodismohumano.com/en-conflicto/civiles-atrapados-entre-dos-fuegos.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s