Los medios peruanos juegan su propio partido

Publicado: mayo 31, 2011 en REFLEXIONES, VÍCTIMAS Y VERDUGOS

Los medios de comunicación peruanos apoyan la candidatura de Fujimori

31.05.2011 · IPS · Milagros Salazar · (Lima)

Fujimori y Ollanta, los dos principlaes candidatos peruanos tras un debate televisivo (AP Photo/Martin Mejia)

Un estudio de los medios de comunicación elaborado por la Asociación no gubernamental de Comunicadores Sociales Calandria indica que el 42 por ciento de los artículos sobre Humala tienen contenido negativo y el 71 por ciento de los dedicados a Fujimori carácter neutro.

“Un importante bloque de la prensa peruana ha tomado posición a favor de una candidata (Fujimori) sin pensar en el país”, señaló la directora ejecutiva de Calandria, Rosa María Alfaro.

La investigación incluyó la revisión de 2.059 noticias políticas entre el 27 de marzo y el 17 de abril de 2011, es decir durante la campaña y la semana posterior a la realización de la primera vuelta electoral del 10 de abril. Se analizó la cobertura de los diarios El Comercio, Perú 21, La República, Correo, La Primera y Expreso.

La mirada de esos medios se concentró en el ex militar Humala, pero no necesariamente para resaltar su postulación sino para atacarlo. Apenas el 31 por ciento de las noticias respecto de este candidato tienen contenido neutral, mientras que su rival cuenta con el 29 por ciento de artículos en contra, según el estudio.

Los sondeos de intención de voto muestran una contienda ajustada en busca de la Presidencia de Perú, que se definirá el 5 de junio en la segunda ronda electoral, y un alto nivel de rechazo a los dos candidatos. En el caso de Humala, obedece principalmente al cambio que propone en la política económica, que para sus críticos podría espantar la inversión privada, y a su supuesta relación con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Al otro lado, Fujimori debe afrontar las críticas por las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y los casos de corrupción perpetradas por el gobierno de su padre, Alberto Fujimori (1990-2000), por los cuales está encarcelado.

“La información se está presentando como publicidad electoral y eso revela una falta de ética en el manejo informativo”, manifestó Alfaro, para quien la posición política de los medios debería reflejarse en las editoriales y no en la parte informativa.

Calandria asegura que los medios optaron en la primera etapa de la campaña por apostar por uno o dos candidatos dejando de lado la pluralidad y la equidad en la información, un escenario que se agudizó en esta segunda etapa electoral.

El grupo empresarial periodístico El Comercio, el más importante del país y que edita el diario del mismo nombre y el tabloide Perú.21, ha sido acusado de apoyar a Fujimori basado en sus permanentes acusaciones contra Humala y críticas a su plan de gobierno. Para el periodista Gustavo Gorriti, director del proyecto de investigación IDL-Reporteros, la posición de El Comercio tiene que ver con la presencia de Martha Meier en su equipo directivo, quien fue candidata al parlamento en el 2000 por el fujimorismo.

Tal situación generó la renuncia, entre abril y mayo, de tres periodistas de Perú.21. Además, la productora general y el jefe de informaciones de Canal N, que pertenece al grupo Plural TV en el que El Comercio tiene acciones, fueron despedidos, según afirmaron, por cubrir las actividades de Humala en la misma medida que las de Fujimori.

Familiares de desaparecidos y asesinados durente el gobierno de Fujimori se manifiestan en Lima (AP Photo / Martin Mejía)

El hecho, condenado por líderes de opinión, resultó significativo debido a que Canal N representó una vitrina de la libertad de expresión durante el gobierno de Alberto Fujimori y difundió en el 2000 un video en el que se observa a Vladimiro Montesinos sobornando a un parlamentario. Tales imágenes, que dieron la vuelta al mundo, terminaron de hacer caer al gobierno fujimorista y mostraron la forma de actuar de Montesinos, su asesor de inteligencia, hoy también encarcelado por delitos de lesa humanidad y de corrupción.

También se denuncian presiones a periodistas del interior del país. Para Calandria, muchos medios de comunicación “están ocultando el pasado político y dictatorial del gobierno de Fujimori”, afectando a la memoria colectiva y olvidándose que fue un régimen que compró la línea editorial de la prensa.

Emilio Camacho, uno de los tres periodistas que renunció a Perú 21, dijo no sentirse sorprendido por la cobertura parcial de los grandes medios de comunicación, porque en los últimos cinco años han sido concesivos con los fujimoristas en el Congreso legislativo y ha desplegado críticas feroces contra los parlamentarios del partido de Humala. “Ningún medio, incluso los más críticos, fiscalizaron a los fujimoristas. Hay muchas cosas que se dejaron pasar”, agregó, tras señalar, luego de su salida de Perú.21, que “lamentablemente siempre habrá algún periodista que hará la noticia de encargo”.

Las críticas a la prensa han crecido a la par de titulares polémicos, como el que apareció en la portada de Perú.21 el 25 de mayo: “Lo vi matar”. El impactante título encabeza un informe periodístico que señala supuestas violaciones a los derechos humanos por parte de Humala en 1992 desde la base antiguerrillera de Madre Mía, ubicada en la región Huánuco.

Perú.21 sustentó esta denuncia con la sola declaración del ex sargento del ejército Segundo Gómez, quien lideró un grupo que perpetró un robo en la Universidad Agraria de la Selva.

“Esta campaña potencia los sesgos informativos. La prensa peruana en los últimos años se ha convertido principalmente en un agente político y no en un mediador”, explicó Luis Jaime Cisneros, miembro del consejo directivo del Instituto Prensa y Sociedad.

El estudio de Calandria indica que Perú.21 concentró en 65 por ciento de su cobertura de la campaña en la primera vuelta en acusaciones y desmentidos. El mismo escenario se observó para el caso del diario La Primera, que al otro extremo apoya a Humala.

Según la investigación, La Primera y La República dedicaron la mitad de sus notas de página entera para dar cuenta de las actividades del partido de Humala en la primera vuelta. Cisneros consideró que se alimenta el miedo e intoxican a la opinión pública con desinformación. “No he visto muchos argumentos sino muchos titulares (manipulados)”, señaló.

El grado de confrontación ha llegado a tal punto que en la segunda semana de este mes el director de La Primera, César Lévano, y su presidente del directorio, Arturo Belaúnde, recibieron coronas funerarias en el local del diario.

Días antes, Jaime de Althaus, conductor de un programa en Canal N, había sido atacado por seguidores de Humala por sus críticas a ese candidato.

Para Cisneros, esta es una de las campañas más polarizadas y para Gorriti es “una de las más sucias”, en la que los medios no hacen cobertura sino “guerra psicológica”.

Calandria considera que el actual desempeño de los medios debilita la democracia y la credibilidad en los periodistas por lo que apela a la autorregulación de la prensa y al derecho de las audiencias de vigilarla.

http://periodismohumano.com/sociedad/comunicacion/los-medios-juegan-su-propio-partido.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s