El paisaje como ideología

Publicado: mayo 2, 2011 en REFLEXIONES

14.04.2011 · Juan Luis Sánchez

[http://blip.tv/file/4560290]

Vídeo completo: [paisaje del retroprogreso], de José Luis Tirado con música de Fran MM Cabeza de Vaca.

José Luis Tirado nos lleva de senderismo por su [paisaje del retroprogreso], una “ópera documental electroacústica” con música de Fran MM Cabeza de Vaca donde los monumentos involuntarios son la huella firme de una pisada constante y continuada, la de la industria petroquímica en la Bahía de Algeciras, en Cádiz, uno de los polos industriales más importantes de Europa. Puro músculo en funcionamiento.

Las chimeneas son una bandera clavada sobre nuestra propia tierra, una conquista, una derrota, y un punto de partida para José Luis Tirado. Cepsa, Endesa, Gas Natural. En la playa, los vecinos que quieren tomar el sol esquivan las sombras de las torres y plantas, que se comenzaron a instalar en la época franquista del desarrollismo, dicen que para impresionar al Reino Unido haciendo algo que se viera desde Gibraltar.

Luego “la espiral sin límites de la produccón, el consumo y la especulación” lo ha convertido en supuestamente imprescindible para el PIB de Andalucía y España, cediendo ante “el triufno indiscutible del capitalismo como único sistema posible, sin regulaciones y sin fronteras” para el negocio, en palabras de Tirado. La idea de la democracia perforándose a sí misma para sacar petróleo.

“El paisaje es ideologia”, dicen los rótulos del vídeo, presentado en la 13 edición del Festival Zemos98, que este año se ha centrado en el Progreso como mito, porque en [paisaje del retroprogreso] no hay ninguna voz humana. De hecho, ninguna presencia humana, ningún comportamiento esencialmente humano. “Los que deberían ser los protagonistas”, los vecinos y las vecinas de la Bahía, “pululan por ese espacio sin que les pertenezca”, sin que realmente importen. Y así las grúas, los barcos, los camiones de carga, los contenedores, el humo, las poleas, tienen apariencia orgánica. ”El capital destruye paisajes y crea nuevos” y hoy la ciudad “es poco más que un enjambre de bits urbanos”.

El protagonista de esta ópera es el decorado: el mar invadido, las costas cicatrizadas, un mosaico de imágenes de arrabales de bloques de 10 plantas construídos para soportar el aluvión de la mano de obra necesaria para darle de comer a la máquina. La importancia de una ciudad se cifra en términos de crecimiento de la población y sus consumos. La idea de un Google Analytics para medir el éxito de la política.

Factory, Carrefour, MacAuto, Lidl, Media Markt, Menaje del hogar, Levi’s, Toys r us, Leroy Merlin, El Corte Inglés. A qué cotidianas tiranías nos someten Los Mercados, más acá de la bolsa, más acá del rescate financiero. La ideología del mercado por el mercado, “del crecimiento por el crecimiento”, es una mancha viscosa de control, deforme, capilarizada, que se mete en nuestras relaciones laborales, en las familiares, en las sexuales. En la salud. “Desplaza nuestra vida”.

La proverbial ansia de castigo social no tiene las mismas reglas para ellos. Los medios no hacen ni el esfuerzo de dibujar un espejismo de vigilanza, una pose. El respeto hacia el libre mercado y la actividad “generadora de riqueza” es mucho mayor que hacia cualquier otro centro de poder. Lo importante, queda claro, es favorecer un “clima empresarial que favorezca las inversiones y el desarrollo económico”, prestigiando lo que sea, desprestigiando lo que sea.

“Esta ópera es un respiro”, dice Tirado cuando termina la proyección. Una especie de licencia poética tras mucho trabajo de denuncia vecinal, política, local, puerta a puerta. Y sin embargo, junto a la “admiración por lo terrible”, la estructura teatral, la estética fotográfica y la reconceptualización musical, Tirado no ha podido evitar construir otro plano, el del texto en pantalla, avasalladoramente literal, directo, claro, posicionado, didáctico, casi sin piruetas literarias ni conceptuales; funciona como una especie de aclaración: no me importa ‘manchar’ mi ópera, pero que todo el mundo entienda el mensaje.

Y entre esos dos planos se produce una contradicción, una tensión. Un lenguaje audiovisual de punto final contra un lenguaje literal de lucha irrenunciable y asalto. Se anuncia el final del neoliberalismo, colapsado, pero a la vez una mole de maquinaria se pasea implacable por la pantalla, ante la que parece que unos cuantos humanos no pueden hacer nada. Solo quizá la marcha atrás.

La idea de que esas chimeneas traguen humo hasta que exploten; de que los barcos retrocedan hasta deshacerse en su astillero; de que los camiones vuelvan por la carretera que vinieron, de que esas carreteras se bifurquen; de que los bloques de pisos se deconstruyan; de que se inyecten recursos naturales a la tierra antes de desmontar las plataformas de los mares. De que al final de ese rebobinado vuelva a aparecer Algeciras, Al-Yazira, “la isla verde”. Y play.

Entrevista con José Luis Tirado en el podcast Radioactivos, el 25 de mayo de 2010, durante el periodo de realización de su proyecto.

http://periodismohumano.com/culturas/el-paisaje-como-ideologia.html

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s